miércoles 16 de junio de 2021
MODA Y BELLEZA | 13-05-2021 10:15

Los mil usos del corrector

Es perfecto para camuflar cualquier tipo de imperfección en la piel: desde ojeras y granitos hasta manchas y rojeces. Tiene el don de hacerlos desaparecer, siempre y cuando lo utilices de la forma correcta. Te contamos sus usos, los distintos tipos y cómo sacarle el máximo partido.

El corrector o concealer es un must en cualquier neceser de maquillaje. No solo sirve para tapar las odiosas ojeras sino que también tiene otros usos para conseguir una piel radiante. Por ejemplo, es muy útil en estas áreas para disimular imperfecciones:

Zona T: una de las más conflictivas para muchas mujeres. Por eso el corrector es el perfecto aliado, facilita que quede perfectamente unificada con el resto de la piel.

Nariz: sobre todo alrededor de las fosas nasales. En esa zona suelen acumularse brillos y rojeces. Así que la solución está en el corrector.

Mejillas: con algunos toques en el centro de ellas y en lo alto de los pómulos se puede conseguir una iluminación extra.

Párpados: si el contorno de ojos se ve oscuro o con algunas venitas, el corrector será perfecto para unificar el tono, y también servirá como iluminador y prebase de sombras, de forma que todo lo que se aplique después será mucho más duradero.

El corrector o concealer es un producto que puede lograr una piel perfecta, pero... ¿lo estás usando bien? como todo maquillaje, también tiene su técnica.
Piel radiante: La clave es usar bien el corrector para lograr un efecto natural y unificado del color del rostro.

Todos los usos:

A continuación, Luli de la Vega (@delavegamakeup) makeup artist de Maybelline, nos explica los distintos usos del concealer multiuso.

En los ojos:

Corrige ojeras: Lo ideal es trabajar con un tono menos que el de la piel. Lo mejor es aplicarlo desde el lagrimal al exterior mediante toquecitos con la yema del dedo anular, ya que es el que tiene menos fuerza, de esta manera será más fácil que el producto se funda con la piel y no queden marcas.

Prebase de párpados: para neutralizar la pigmentación de los párpados. A su vez, permite una mejor adhesión y pigmentación de las sombras logrando así mayor duración.

Para iluminar el lagrimal: con dos tonos más claros que el de nuestra piel, se puede aplicar un poco en el lagrimal para aportar luz a la mirada. Si queremos un look más dramático, se puede iluminar con un tono aún más claro.

Los mil usos del corrector
. Clinique Corrector Beyond Perfecting cobertura total very fair (clinique.com.ar)

En el rostro:

Corrige imperfecciones.

Borra manchitas.

Unifica el tono del rostro.

Ilumina: con hasta dos tonos más claros se puede resaltar las partes altas del rostro.

Contornea: eligiendo para ello un tono más oscuro y aplicando en puntos tales como contorno de la frente, mentón, pómulos y contorno de la nariz. Si no se desea aplicar base, se puede simplemente usar el corrector en las zonas a emparejar o corregir. Para lograr óptimos resultados debe ser de un tono muy similar a nuestra piel y difuminarlo correctamente. Luego se puede iluminar y contornear alternando tonos.

En los labios:

Prebase de labios: neutralizando el tono de los labios para lograr una mayor pigmentación del lápiz elegido. Ideal para quienes quieren cambiar la forma de sus labios, ya que facilita redibujarlo.

Tipos de correctores:

Elegir el corrector perfecto dependerá de las necesidades de la piel. Hay una gran variedad de formatos.

Corrector fluido: son los más hidratantes y los que mejor suelen adaptarse. Aunque sobre todoson ideales para pieles secas o maduras. Tienen la ventaja de que se funden muy bien en la piel y atenúan pequeñas arruguitas y líneas de expresión.

Corrector en crema: recomendado para las pieles más secas. Es suave, hidrata y su aplicación es realmente fácil.

Corrector en lápiz: su textura suele ser densa, y normalmente están indicados para pieles grasas. Son bastante duraderos.

Corrector en lápiz: son realmente fáciles de aplicar y perfectos para pieles normales, nutridas y bien hidratadas. Al igual que con el formato, el tono del corrector dependerá de las necesidades de la piel.

Los mil usos del corrector
Corrector de Ojeras L'Oréal París Infallible (loreal.com)

El color según su función:

Verde: se emplea para disimular rojeces y cualquier tipo de imperfección roja. Un granito inflamado, una cicatriz o capilares que enrojecen alguna zona de la piel.

Amarillo: ideal para neutralizar tonos morados sobre la piel. Por lo tanto, sirve para corregir ojeras moradas, cualquier hematoma o simplemente marcas antiguas que hayan tomado este color.

Azul: se utiliza para corregir manchas amarillentas o naranjas sobre la piel. Por lo tanto es ideal para las personas que tienen manchas o coloración de este tipo alrededor de los ojos.

Rosa o lila: permite disimular cualquier imperfección de tono verdoso sobre la piel. Tales como venas marcadas o moretones en proceso de curación.

Naranja: estos tonos de cualquier paleta de correctores se emplean para compensar manchas azuladas causadas por la presencia de venas o hematomas. También se usan en casos de ojeras azules muy marcadas.

Marrón: los correctores más oscuros se usan para dar profundidad en el contorneado del rostro y se combinan con correctores de color natural e iluminadores.

Se usan en la técnica del contouring.

Natural: los correctores de color maquillaje (los comunes) se utilizan para aplicar sobre las zonas que ya hemos neutralizado con el color correspondiente. Así, si por ejemplo usamos un corrector amarillo sobre una ojera morada, tendremos que difuminarlo y, una vez que se asiente, podremos aplicar el corrector de color natural.

Trucos para aplicarlo:

Es importante aplicar el corrector en pequeñas cantidades. Hay que tener en cuenta que el corrector es para corregir, es como una base de maquillaje pero mucho más densa y cubriente, así que si se aplica de más de la cuenta la zona se sentirá con una textura rara, antinatural y nada uniforme.

Se puede colocar con los dedos, como explicábamos antes, o con miniesponjitas creadas para cubrir a la perfección las zonas más pequeñas del rostro como las ojeras, zonas cercanas a la nariz, camuflar imperfecciones como acné, puntos negros, etc. y permitir un maquillaje unificado.

Es importante saber que los correctores de color son en realidad "precorrectores" que se aplican como paso previo al corrector para neutralizar tonos no deseados en la piel.

Dejar que se asiente el precorrector y luego aplicar el corrector natural que más se ajuste al tono de la piel.

Los mil usos del corrector
Corrector Mary Kay - Yellow (marykay.com.ar)

Los errores más frecuentes:

Al aplicar este cosmético hay algunos detalles a tener en cuenta. Por ejemplo:

No debemos usar el mismo corrector para diferentes zonas o problemas. No necesita la misma cobertura una ojera que un granito a cubrir.

Para las ojeras, conviene un corrector que tenga una textura fina y líquida, que cubra sin marcar líneas de expresión.

Para cubrir imperfecciones como granitos, lo ideal es un corrector con más cuerpo, en crema, por ejemplo.

Otro truco es fijarlo con unos toques de polvo finales, si no, desaparecerá antes de lo deseado. Cuidado al matizar con el polvo alrededor de los ojos, es la zona más problemática en este paso.

Un consejo final para el corrector, y para todos los productos de maquillaje, es tener cuidado con la caducidad o fecha de vencimiento.

En el caso de los correctores, algunas pistas para saber que ya no son adecuados para su uso son: un olor diferente, cambio de color y hasta cambio en su consistencia (más duro, más aceitoso…).

¿Antes o después de la base? El orden correcto:

El corrector es más efectivo si lo utilizamos después de una capa de base de maquillaje, ya que con ella ya se puede difuminar algunas de las imperfecciones más suaves.

Esto hará que necesitemos menos corrector que si lo aplicáramos solo con la crema hidratante aplicada. El resultado será más natural todavía.

Si tenés muchas zonas que cubrir con correctores más "gruesos" sí se debe utilizar primero el corrector y luego cubrir el resto con la base de maquillaje para unificar la piel del rostro.

 

Fuente:  Luli de la Vega (@delavegamakeup) makeup artist de Maybelline

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

Comentarios