miércoles 21 de abril de 2021
MODA Y BELLEZA | 01-04-2021 08:39

Después del verano... reseteá tu piel y preparala para el invierno

Si luego de los días de sol al aire libre te encontrás con una piel deshidratada, engrosada y con manchas, es hora de actuar. Lográ una tez ultrahidratada, de tono uniforme y con una luminosidad sana y natural siguiendo estas recomendaciones de los especialistas.

Cómo tener una piel perfecta a los 50? Usando protector solar a los 20, aseguran los expertos en belleza. Sin embargo, aunque lo usemos, y cumplamos con todos los cuidados, la piel sufre inevitablemente los efectos del sol, la sal del mar, el cloro de las piletas y la playa. ¿Las consecuencias? Fotoenvejecimiento.

Esto se traduce en una piel deshidratada, opaca, engrosada y con manchas. Para recuperar la lozanía existen varios métodos. El secreto está en las combinación de recursos, que deben adaptarse a las necesidades de cada tipo de piel y según el consejo del especialista. "No es lo mismo proteger la piel del sol que ayudarla a regenerarse tras los daños", afirma Natalia Achitte, técnica en Dermatocosmiatría y capacitadora Profesional de Lidherma.

Si bien es cierto que durante el verano las estrellas son los protectores solares y los productos ricos en vitaminas A y E, que ayudan a proteger la piel y mantienen el bronceado, una vez que termina lo mejor es centrarnos en la hidratación y la regeneración. "Para eso, es clave optar por cosméticos ricos en vitamina C, que tiene poder antioxidante y unifica las irregularidades de la pigmentación. Y si con el verano se acentuaron mucho los signos de la edad, los mejores aliados van a ser los ácidos en concentraciones adecuadas para usar en casa: ayudan a prevenir y a mejorar los signos de envejecimiento", dice Achitte.

Pasos para renovar la piel:

1. Exfoliar: un buen punto de partida es comenzar con un pulido para provocar la descamación de la epidermis. Esto permitirá afinar la piel, darle brillo y elasticidad, así volverá a verse sana y de color parejo. Lo ideal es aplicar un exfoliante con movimientos suaves, durante 30 segundos y luego enjuagar con agua tibia, ¡nunca caliente!.

2. Aplicar una máscara: Luego de la exfoliación, las máscaras permiten hidratar la piel de forma potente, devolviéndole su frescura y luminosidad. Las hay con componentes diferentes: descongestivas, hidratantes, purificantes, en base a aloe vera, ácido hialurónico, hierbas, etc., la oferta es infinita. Recordar aplicarlas con la piel bien limpia, dejarlas unos 15 minutos y retirar.

Máscaras: un shock de hidratación
Máscaras: un shock de hidratación.

3. Hidratar: Lo esencial para resetear la piel es humectarla y proveerle antioxidantes, como las vitaminas C y E que reducen las arrugas, promueven la síntesis de colágeno y reparan la epidermis. Sobre los productos con vitamina C se pueden colocar cremas con ácido hialurónico o láctico, para mejorar la humectación y luego, el protector solar. Recordar hidratar el área periocular con un producto especial para la zona.

Otro aliado, tanto en cremas, como serum y máscaras, es el ácido hialurónico, una sustancia altamente hidratante, que funciona como una esponja reteniendo agua, lo que provoca un inmediato efecto tensor y rejuvenecedor de nuestra piel.

4. Proteger: siempre usar protector solar. No solo nos defiende del sol, sino que también tiene efecto correctivo. Se ha comprobado que el grado de envejecimiento e hiperpigmentación de la piel disminuye notablemente en las personas que usan protector solar a diario. Es uno de los mejores tratamientos de belleza.

5. A la noche, renovación celular: luego de la rutina nocturna de higiene facial, una buena estrategia es adicionar cremas o geles con ácidos retinoico, mandélico o glicólico, que ayuden al recambio celular, lo que mejora la luminosidad de la piel. Se asocian a sueros, que ayudan a retener el agua.

6. Consultar al dermatólogo: en el consultorio, la primera acción que te propondrá el profesional es exfoliar la piel, es decir, adelgazar de a poco su engrosamiento con la aplicación de sustancias químicas -peelings-, uso de máscaras o mediante métodos físicos, como la microdermoabrasión, que es un pulido mecánico con punta de diamantes que remueve las células muertas y genera la renovación de la piel.

Otros tratamientos indicados son la luz pulsada intensa, (para eliminar manchas y vasos dilatados); tratamiento Clear Lift, un láser fraccionado para rejuvenecer la piel, o radiofrecuencia para un efecto tensado.

También se recomienda el láser no ablativo fraccionado para estimular la formación de nuevo colágeno y el recambio celular. Si las arrugas son muy profundas, se requerirán láseres ablativos, como el de CO2.

Máscaras: un shock de hidratación
Renovación: Luego de la higiene facial nocturna, una buena estrategia es usar cremas con ácidos retinoico, mandélico o glicólico, para el recambio celular.

Consejos finales:

Natalia Achitte nos da sus secetos para lucir una piel perfecta:

¡Hidratación! Todos los días, para recuperar el manto hidrolipídico y mantener saludable la epidermis.

Usar protector solar a diario todo el año. Ayuda a prevenir el envejecimiento, el fotodaño y las manchas solares.

Limpiar el rostro dos veces al día

Por la mañana, para retirar los restos de sudor y las células muertas. Por la noche, para eliminar las toxinas que se depositaron durante el día.

Si pasamos muchas horas frente a pantallas de dispositivos electrónicos, utilizar protectores especiales para contrarrestar los efectos de las radiaciones de los espectros visible e infrarrojo.

Aplicar productos con prebióticos para restaurar el equilibrio de la flora microbiana, cuya formulación resulta ideal para recuperar la piel, o productos con extractos de superalimentos para fortalecer el sistema inmune de la piel.

Optar por productos con activos que estimulan la renovación celular, y le otorgan a la piel un aspecto joven y saludable.

Tratamientos de gabinete:

Según la Dra. Cristina Sciales, existen varios tratamientos simples y seguros que devuelven la lozanía y frescura a la piel.

"El primer tratamiento es actuar desde la capa más superficial de la epidermis eliminando su engrosamiento que no permite la penetración de cremas con un tratamiento llamado Image Skincare cuyos diferentes pasos logran una piel soñada" explica.

"Luego procedemos a lograr un efecto “glow” con un skin booster que no solo logrará devolver la cohesión a las fibras de colágeno dañadas sino también tendrá un efecto antiage por sus componentes. Se llama Up Grade, es de Italia, tiene una exclusiva fórmula revitalizante que contiene ácido hialurónico, glicerol (estos dos componentes nos dará una humectación inmediata), péptidos, coenzimas, nucleótidos y vitaminas que mejoran la elasticidad, luminosidad e hidratación obteniendo un “efecto lifting” visible desde la primera sesión" afirma Sciales.

Otro tratamiento es el plasma rico en plaquetas con luz led, que actuará como un bioregenerador y bioestimulador con un efecto antiage en cara, cuello y escote revirtiendo el envejecimiento junto con oxigenoterapia.

En este método se toma una muestra de sangre del paciente, se centrifuga y se obtiene un concentrado de plaquetas que se inyecta en la piel, lo que estimula la síntesis de colágeno y elastina. "Completamos con Láser Génesis, que es un yag láser ideal para pieles con rosácea, que cerrará los poros abiertos, homogenizará el color de la piel, actuará en pequeñas arrugas y logrará tensar la piel. Luego se podrán hacer tratamientos despigmentantes más fuertes" asegura la doctora.

Para un tratamiento postverano, Sciales recomienda también la crema de células madres, que tiene un efecto reparador, además que revitaliza y oxigena en profundidad las células de la piel. Sus principios activos actúan sinérgicamente regenerando las líneas acentuadas e intensas. Son la esencia vital de plantas y frutas y se extraen de sus áreas de crecimiento, como las raíces y los brotes. Las más requeridas son las extraídas de determinadas frutas de los Pirineos.

Máscaras: un shock de hidratación
La alimentación también es una aliada para “resetear” la piel desde adentro.

Dieta para la piel:

La alimentación también es una aliada para “resetear” la piel desde adentro. Consejos para nutrirla:

Mucha agua: Lo mejor es aumentar el consumo de agua y de frutas y verduras porque tienen efecto hidratante y detox.

Alimentos amigos: Los destacados para una piel radiante son: zanahorias, cítricos, nueces, atún, kiwi, frutos rojos y yogur. Incluílos en tu dieta.

Suplementos: Otra opción son los complementos con colágeno, responsable de la elasticidad de la piel, y los antioxidantes vía oral. Estos nutricosméticos están especialmente indicados en este momento del año cuando queremos regenerar la piel, actúan desde el interior y se reflejan en el exterior en una piel fresca y rejuvenecida.

Levadura de cerveza: Este alimento es muy rico en vitaminas del grupo B que, aunque no tienen efecto antioxidante, también intervienen en los procesos de renovación celular y son vitales para evitar que la piel pierda textura y tono. Podés agregar una cucharada de este producto a tus ensaladas o yogures.

 

 

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

Comentarios