lunes 8 de marzo de 2021
JARDíN Y MASCOTAS | 15-01-2021 08:17

El cultivo de las dalias

Estas plantas nacen de bulbos y florecen en verano. Son resistentes y se podrá disfrutar de sus flores si se tienen en cuenta los cuidados adecuados.

Originaria de México, es la flor nacional del país. Está muy ligada a su cultura y tradiciones. Incluso existe allí la Asociación Mexicana de la Dahlia, como es su nombre científico. Es la planta con mayor número de variedades. La Royal Horticulture Society de Inglaterra tiene registradas más de 50 mil especies diferentes.

La primavera es el momento de plantarlas para que florezcan en verano. El tubérculo debe tener buen aspecto, firme al tacto y sin manchas o arrugas.

Lo ideal es plantarlo en un suelo profundo, con capacidad para retener agua pero que a la vez drene bien. En el jardín hay que preparar un pozo de unos 40 cm de hondo y agregar en el fondo una buena dosis de compost. El tubérculo se introduce en la tierra a 15 cm de profundidad, con los puntos de crecimiento (llamados ojos) hacia arriba. Se cubre con tierra y listo. Sólo queda regar y esperar a que aparezcan los brotes y luego las flores.

El cultivo de las dalias
Flores: Cortarlas una vez que se marchitan. Así se favorece la formación de nuevos botones florales.

Suelo, luz y agua:

La dalia necesita tierra templada para comenzar a despertar, el suelo debe estar por encima de los 15ºC. Tolera diferentes tipos de sustrato, pero lo ideal es que sea neutro o ligeramente ácido.

Si se plantan varias dalias juntas se debe dejar una distancia de 30 cm entre ellas si son variedades pequeñas. Para las variedades grandes la distancia debe ser de 75 cm por lo menos, de manera que cuando las matas crezcan tengan espacio suficiente y haya una correcta ventilación.

En cuanto a la luz, las dalias adoran el sol y para que crezcan bien, deben plantarse en un lugar donde reciban 4 horas diarias de luz solar como mínimo. Si se cultivan a la sombra no tendrán buena salud, apenas producirán flores y estarán más expuestas a sufrir enfermedades.

Hay que empezar a regar las dalias recién plantadas con abundante agua para que ésta penetre en profundidad. Regarla una o dos veces por semana, dependiendo del clima y del momento. Es muy importante observar que no se formen charcos de agua que podrían pudrir el tubérculo. Las dalias son grandes consumidoras de nutrientes que será necesario reponer mensualmente con abono soluble. Los expertos recomiendan regar con un fertilizante disuelto en agua.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios