miércoles 21 de abril de 2021
JARDíN Y MASCOTAS | 12-01-2021 08:15

De viaje en auto con perros y gatos

Nuestros amigos también pueden vacacionar con nosotros, pero hay varias cosas a tener en cuenta. Aquí, todo lo que podés hacer antes y durante el trayecto para que sea no solo agradable, sino seguro para todos.

Cuando planeamos un viaje en auto y tenemos como mascotas a perros, gatos o a los dos, es importante saber qué hacer para lograr trayectos que no sean traumáticos para estos animales que son parte de nuestra vida. Todos los perros y gatos pueden viajar en un auto.

El nombre del tulipán proviene de la palabra turca “tulbend” que significa turbante y hace referencia al parecido de la flor con esa prenda típica de Oriente
Leé también
Tiempo de tulipanes

Si es la primera vez, es necesario hacer alguna prueba de trayecto corto antes porque, a veces, pueden marearse. En cada tramo, los perros deben usar un cinturón de seguridad especialmente diseñado para ellos, que se adquieren en veterinarias. Es un tema de seguridad para los animales y las personas.

De viaje en auto con perros y gatos
Para llevar a tu gato bien seguro en el auto deberás usar una transportadora rígida y con rejillas, con un cierre seguro. Ponele dentro su mantita y juguetes.

Recomendaciones:

Antes de viajar con estas mascotas, es importante que tengan un ayuno sólido de seis horas como mínimo para evitar vómitos o malestares gástricos, además de dar un paseo previo para que realicen sus necesidades. En un viaje largo, debemos suministrarles el mismo alimento que vienen consumiendo, pero en menos cantidad para que no sufran problemas gastrointestinales. Si el perro o el gato son muy nerviosos, se debe consultar al veterinario por si es necesario darle algún.

La cesta de transporte es una de la formas más seguras de transportar a nuestra mascota en el viaje. Se recomienda que vaya colocada de forma perpendicular al sentido de circulación en el compartimiento del baúl y detrás del respaldo del asiento trasero.

Además, el cinturón de seguridad del asiento trasero debería estar trabado como si fuese alguien sentado allí, aunque esté vacío. Eso hace que el asiento reaccione de un modo mucho más estable en caso de un accidente. Por supuesto, no será suficiente con animar al animal a meterse en la cesta y partir. El perro también deberá acostumbrarse de a poco. Al principio, la cesta puede estar en un lugar de la casa y servirle como sitio para descansar. Lo mismo ocurre con los gatos, que deben acostumbrarse a meterse dentro de la transportadora.

Si tu animal se pone nervioso y suelta pelo se puede utilizar un cubreasientos o su mantita, si la tiene.

Durante el trayecto debemos hidratarlo cada vez que hagamos una parada (cada 2 horas) y darle de comer cuando hayamos llegado a destino.

Juguetes y snacks: es la parte que más le gustará. Vos te llevarás un libro, él se llevará los juguetes para pasar el rato.

Evitar que el perro saque la cabeza por la ventana, ya que puede ser peligroso para el animal y para todos los que se encuentren dentro del coche.

La higiene es muy importante a la hora de hacer un viaje. Lo ideal es darle un buen baño y hacerle un corte de pelo así estará más cómodo y, un perro limpio y aseado, siempre será mejor recibido.

Una placa con tus datos de contacto en el collar del perro son fundamentales para encontrarlo rápidamente en caso de extravío.

Visitar al veterinario antes de irte de viaje con tu perro: le hará un chequeo, te informará sobre las vacunas obligatorias y te preparará un certificado de buena salud si hace falta. Llevate también el contacto de algún veterinario a tu lugar de vacaciones. Si algo pasara necesitaremos tener toda la información posible a nuestro alcance.

De viaje en auto con perros y gatos
Es un peligro llevar el perro suelto en el auto, en los asientos traseros o en el del copiloto. Se lo debe sujetar.

Una vez que llegues a tu destino bajá a tu mascota del coche para que respire un poco de aire, y dale abundante agua antes de que coma. De esta forma se familiarizará con el nuevo lugar y se encontrará mucho mejor después del trayecto realizado.

Tips para el camino:

Si tenés que hacer una parada, pero no podés llevar a tu perro, nunca lo dejes en el coche aunque tengas las ventanillas abiertas. Tratá de encontrar un lugar con sombra donde puedas atarlo y no olvides dejarle abundante agua fresca.

Si tu vehículo está estacionado en la ruta, tu perro siempre debe estar del lado de la vereda o banquina. Debés estar atento a evitar que salga corriendo repentinamente hacia el tránsito.

El auto debe tener una temperatura adecuada y si las mascotas sufren angustia es recomendable acariciarlas y hablarles para que bajen la ansiedad. Los gatos, siempre deben viajar en una transportadora, con algún objeto familiar y una manta absorbente para evitar que quede mojado por si orina. La transportadora debe fijarse al cinturón de seguridad para que no se mueva.

Algunos trucos para que los animales se acostumbren al auto son colocar trocitos de comida en su interior. También se pueden hacer juegos de búsqueda de comida o de “buscar y traer” algún objeto. Si el perro sube al vehículo y se queda tranquilo, se puede hacer ese mismo procedimiento con el motor encendido. En tal caso sentarse en el coche, ponerse el cinturón y hacer de cuenta de que se está listo para partir. Es importante no arrancar hasta que el perro deje de tener síntomas de estrés como jadeos, ni que salive demasiado. De a poco se pueden ir prolongando los tramos y la velocidad, siempre y cuando el animal mantenga la calma.

 

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios