domingo 16 de enero de 2022
COCINA | 10-01-2022 09:14

Vainilla, la superespecia

Se obtiene de una orquídea de origen centroamericano que solo una abeja sabe polinizar. Una pizca de este delicado alimento puede transformar cualquier plato por su sabor y también por sus propiedades medicinales.

Relajante:  Tiene efecto calmante y sedante. Su suave perfume hace que nos serenemos, consigamos dormir o combatir la ansiedad moderada. Por eso se recomienda poner unas gotas de vainilla en un vaso de leche tibia para descansar mejor y se usa para aromatizar perfumes y ambientes.

Analgésica: Contiene eugenol y cumarina con un efecto semejante al ácido salicílico (aspirina) con beneficios probados ante los dolores de estómago, de cabeza, de reuma o musculares.

Antioxidante: Es antibacteriana y ayuda a combatir las infecciones bucales y de los dientes. También es rica en vitaminas y compuestos antioxidantes.

Se utiliza sobre todo en repostería, en helados, batidos, cremas, pasteles y flanes

Tonificante: Favorece el bienestar digestivo y protege el hígado. Es ligeramente estimulante.

Afrodisíaca: Los antiguos aztecas le atribuían propiedades afrodisíacas y la utilizaban para aumentar la libido. Al actuar en sinergia con el chocolate (que ayuda a aumentar las endorfinas), sus propiedades se potencian. Se puede consumir en infusión o mezclada con otros alimentos.

En la cocina: La vainilla intensifica el sabor de las frutas por eso es interesante incluirla en a elaboración de compotas y tartas de fruta. Resulta exquisita con manzanas, peras o membrillos cocidos o asados. Una forma clásica de usarla es cortando un pequeño trozo de la vaina y abriéndola en dos. Entonces se pone encima de ella una taza de leche hirviendo, ya sea de vaca, almendra, soja, avena o arroz, y se deja reposar cinco o diez minutos antes de colarla. Una vez perfumada la leche se puede emplear para preparar natillas, postres de arroz o flanes. También resulta exquisita si se combina con corteza de limón, o con otras especias dulces como la canela o el clavo.

Curiosidad: El perfume de la vainilla auténtica es tan embriagador que incluso puede llegar a provocar mareos, cefaleas y alergias cutáneas en quienes manejan las vainas diariamente (el cuadro médico se conoce como "vainillismo").

Una agradable forma de guardar las vainas es dentro de un tarro de azúcar de caña, de modo que, al mismo tiempo que se conserva, la aromatiza.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios