miércoles 1 de diciembre de 2021
COCINA | 23-11-2021 08:18

La albahaca, un botiquín de sabor

No solo es una excelente aliada en la cocina, sino también de la salud. Entre otras muchas propiedades saludables, es buena para la digestión y contra la retención de líquidos.

Diurética:

Contiene un aceite esencial rico en estragol, cineol y eugenol, flavonoides y saponósidos. Se considera digestiva, aperitiva, carminativa y antiespasmódica. Como diurético actúa frente a la retención de líquidos y la oliguria (disminución de la producción de orina).

Digestiva:

Favorece la digestión, disminuyendo los gases, la pesadez abdominal, la flatulencia y los calambres gastrointestinales. Alivia las náuseas y el mal sabor de boca. También suaviza la garganta en toses espasmódicas e irritativas.

Antidolor:

 A nivel externo se la emplea como antiséptica, analgésica y cicatrizante sobre dolores artríticos y musculares, contracturas, heridas leves, eccemas, forúnculos y granos. También integra lociones y champús para fortalecer el cabello.

Reduce la presión arterial:

Contribuye a calmar los dolores de cabeza, sobre todo los de origen digestivo o hepático, y los de la menstruación. Se le atribuye asimismo el poder de estimular la producción de leche materna.

Relajante:

Ligeramente sedante, se emplea para calmar los nervios y la irritabilidad. Su aceite esencial es un excelente relajante muscular y se aplica en áreas contracturadas y tensas, como cervicales, cuello, nuca o espalda. Se combina con aceite esencial de romero y aceite de almendras dulces y se aplica en masaje suave, dos veces al día.

Infusión:

Se emplea una cucharada sopera rasa de la mezcla de albahaca, orégano, poleo blanco y manzanilla, a partes iguales, por vaso de agua. Se calienta el agua, se infunden las plantas durante cinco minutos y se cuela. Se toma después de las comidas principales, como infusión digestiva.

En la cocina:

La albahaca es apreciada por sus hojas de aroma alimonado, con notas anisadas y picantes. Se utiliza en platos de pasta, pizzas, jamones y ensaladas. Se conserva bien a 10/12°C. Si se guarda a temperatura más baja, se quema. A la hora de condimentar platos, la albahaca fresca debe incorporarse en los últimos minutos de cocción o justo antes de servir para evitar que pierda su poderoso sabor y aroma.

¿Con qué combina la albahaca?

Tomates, mozzarella, aceite de oliva, ajo, aceto balsámico, frutillas, bananas, melones, menta, limón, berenjena, huevos, pescados, mariscos, pimientos; carnes rojas, quesos tiernos y cremosos y más.

Fuente: sueñoverde.com.ar

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios