miércoles 21 de abril de 2021
SOCIEDAD | 04-12-2020 08:52

Adiós caprichos con crianza consciente

Humor, amor, empatía y sentido común son las propuestas de Míriam Tirado, especialista en Maternidad y Paternidad, para abordar las famosas rabietas de los chicos, capaces de desquiciar al adulto más respetuoso.

Míriam Tirado es una de las mayores expertas en crianza plena y respetuosa. Su blog, seguido por miles de personas, inspiró su nueva obra: Rabietas, de Editorial Urano.

Consultora de crianza consciente y periodista, estudió Ciencias de la Comunicación y se formó como Conscious Parenting Coach con el método del Conscious Institute de la doctora Shefali Tsabary. Actualmente ayuda a madres y padres a conectar con sus hijos y entenderse mejor. Hoy nos cuenta su experiencia como experta y también como mamá de dos hijas.

¿Cómo surgió la idea del libro?

Esta obra nace porque me doy cuenta de que las pataletas son una de las cosas que más preocupan a las madres y los padres de niños en la primera infancia.

Profesionalmente, veo que la poca comprensión de esta etapa y de cómo acompañar una rabieta produce conflicto en muchas familias, y quiero aportar mi granito de arena para que las relaciones sean más conscientes y armoniosas. Pero también nace después de que yo misma haya tenido que lidiar con muchas rabietas de mis hijas y de que haya vivido en mis propias carnes, la dificultad de sostener a unos peques que a menudo no comprendemos.

El mensaje que he querido dar a mis lectores es que las rabietas son, a pesar de que a veces no nos lo parezcan, una gran oportunidad para ayudar a crecer a nuestros hijos y a la vez, crecer nosotros mismos como madres y padres.

Adiós caprichos con crianza consciente
La idea es crecer en compasión, consideración y conciencia, para poder ayudar mejor a los hijos en su camino por la vida.

Cuando surge un berrinche, ¿Cuáles son los errores que cometemos los adultos?

El primero y más extendido es pensar que lo hacen para tomarnos el pelo, o la medida. No es cierto: un niño que explota está sufriendo y está intentando contarnos algo que no sabe explicarnos de una forma más asertiva y calmada.

El otro error es no darnos cuenta de que son pequeños; a veces creemos que como ya hablan un poco y caminan, son como mini adultos. No es cierto: funcionan de una forma totalmente distinta a nosotros. Viven solo en el presente, su mundo es el juego, y su percepción del tiempo no es como la de los adultos.

Por eso, muchas veces chocamos y no los comprendemos, porque somos muy distintos. Y el tercer error y para mí más importante, es que a menudo, cuando nuestros hijos e hijas estallan en rabieta, nosotros nos enfadamos todavía más. Reaccionamos de una forma inconsciente a su rabia.

Digamos que la suya despierta la nuestra y a menudo nos comportamos como si los niños fuéramos nosotros. Si queremos ayudarles y manejar esas situaciones de una forma consciente, asertiva y adecuada, tenemos que comportarnos como los adultos que somos, no como niños de su misma edad.

Adiós caprichos con crianza consciente
La respiración pausada es uno de los recursos que Tirado propone para aflojarse en momentos de tensión

¿Qué hay detrás de una rabieta?

Es importante darnos cuenta de que una rabieta solo es el síntoma. Lo importante es lo que hay debajo, la raíz. Y esa raíz a menudo esconde una necesidad básica no satisfecha como que tiene hambre, o sueño, o está cansada/o, etc.

Otras veces, que no se siente visto/a o atendido/a y eso le provoca malestar emocional interno que necesita ser expresado. La rabieta puede esconder también otra emoción: celos, miedo, añoranza… Es importante que veamos el berrinche como un síntoma, y que luego conectemos con nuestro hijo/a para ver más allá, tirar del hilo e ir a la raíz. Desde ahí podremos ayudarle. Si nos quedamos solamente en el síntoma, seguramente no le ayudaremos.

¿Cómo poner límites?

Debemos hacerlo desde nuestro adulto consciente. Es decir: hemos meditado ese límite, creemos que es realmente importante para su desarrollo y por lo tanto, decidimos ponerlo y explicárselo. Aunque no le guste, ese límite tiene fuerza, será inamovible y a nuestro hijo/a le llegará así.

¿Qué hacer cuando ocurren las rabietas?

Tenemos que acompañarlos emocionalmente y eso significa conectar con su emoción. Es decir, imaginarnos cómo nos sentiríamos nosotros si tuviéramos su edad y nos ocurriera lo mismo que a él/ella. Luego, validarlo, explicarle que lo comprendemos y que es normal que se sienta así. Recordemos que la emoción siempre es válida, pero el comportamiento, a veces, no. Y finalmente, buscar una solución, para ayudarlo a salir de ese bucle de donde le cuesta salir solo. ¿Cómo? Proponiéndole un cambio de escenario, o un abrazo.

Sobre el libro:

Con frecuencia, las rabietas sacan a la luz la peor faceta de los padres y, en esos casos, la tristeza y la sensación de fracaso son inevitables. Entender qué hay en el fondo de un berrinche y, ante todo, qué se remueve por dentro cuando los peques montan en cólera es fundamental para que los padres puedan acompañar a sus hijos en esta compleja etapa con empatía y respeto.

En lugar de considerarlas "impertinencias" y descargar en los niños tanta frustración y cansancio, este libro ayuda a entenderlas y a sacarles el máximo provecho para aprender y crecer juntos.

Desde su propio proceso como madre y profesional de la crianza consciente, Míriam Tirado acompaña a los padres para relacionarse con los niños recurriendo al humor y el juego.

“El objetivo es que cuando acabes este libro vivas y veas las rabietas de tu hijo o hija como una oportunidad de crecimiento y de transformación, y no como un conflicto más en vuestra vida que os distancia,” señala la autora.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios