miércoles 1 de diciembre de 2021
SALUD | 27-10-2021 12:26

Todos deben realizar su AVD

Para vivir de manera independiente, autónoma y saludable, aunque pasen los años, debemos entrenarnos realizando una actividad física periódica para aumentar la fuerza y la flexibilidad.

El término AVD (Actividades de la Vida Diaria) son un conjunto de tareas que realizan los individuos de forma diaria, que les permite vivir de forma autónoma e integrada en su entorno y cumplir sus roles dentro de la sociedad. Son actividades que se presumen necesarias para vivir de manera independiente midiendo el nivel de adaptación al entorno. El origen del término AVD surge dentro del ámbito de la salud.

Dichas actividades, varían entre las acciones esenciales para la supervivencia como alimentarse y dormir, hasta tareas más complejas de autocuidado e independencia, como hacer las compras, cocinar o usar el teléfono. Así también todas las actividades relacionadas con el ocio, el tiempo libre y la diversión y aquellas relacionadas con el ámbito laboral.

Algunos ejemplos:

Actividades básicas de la vida diaria (ABVD): alimentación, aseo, control de esfínteres, vestirse, desplazamiento y movilidad personal y descanso.

Actividades instrumentales de la vida diaria (AIVD): utilizar distintos sistemas de comunicación (escribir, hablar por teléfono); movilidad (manejar, uso de medios de transporte); mantenimiento de la propia salud (ir al médico, hacerse exámenes); administración de la medicación, manejo del dinero (compras); cuidado del hogar; cuidado de otros, respuesta ante emergencias.

Actividades avanzadas de la vida diaria (AAVD): no son imprescindibles para mantener la independencia, pero se relacionan con el estilo de vida de la persona: educación, trabajo, recreación, actividades grupales, reuniones, viajar, etc.

Estas AVD, a medida que avanzamos en el tiempo, se tornan cambiantes. Los años nos van transformando, nuestros cuerpos pierden tonicidad, reflejos, capacidad de reacción y es así que las actividades que son rutinarias para nuestra vida se tornan cada vez más y más complejas.

Para poder llegar en las mejores condiciones, es preciso llevar una metodología en la vida para que estemos mejor adaptados a los cambios. El mantenimiento de hábitos saludables, en particular llevar una dieta equilibrada, realizar una actividad física periódica y abstenerse de fumar ayudan a reducir el riesgo de enfermedades.

En la vejez conservar esos hábitos es también importante. El mantenimiento de la masa muscular mediante entrenamiento y una buena nutrición pueden ayudar a preservar la función cognitiva, retrasar la dependencia y revertir la fragilidad. Pero cuando no ha sido así, debemos buscar la movilidad articular, de tal modo que los ejercicios cuiden las articulaciones, minimicen el roce o choque articular y seamos más flexibles. Además, seguir una dieta balanceada y mantener la mente ocupada con actividades de vinculación, grupales, y juegos mentales, nos facilitará la vida. Cuidar la posturas es cuidar la salud.

 

Marcelo Barroso Griffiths

Matrícula 9784) - Quiropráctico AQA

vertebralle.com

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios