jueves 29 de julio de 2021
SALUD | 25-06-2021 09:59

Cómo tratar la bartolinitis

Es la inflamación de las glándulas de Bartolino, situadas a ambos lados de la vagina. Puede producir mucha molestia y dolor. Lo mejor es consultar con el médico para tratarla a tiempo

Su función es segregar fluido que ayuda a lubricar la vagina. Pero a veces los conductos de estas glándulas se bloquean y el fluido se acumula, lo que produce que se creen quistes y, en algunos casos, genera una infección. En un primer momento, la glándula puede inflamarse y no causar dolor. Si el fluido dentro del quiste se infecta, se puede desarrollar un absceso, es decir, pus rodeado de tejido inflamado.

Esta afección siempre va acompañada de tres síntomas: inflamación, dolor y abultamiento de la glándula. Sus causas principales son las siguientes:

Acumulación de líquidos: sobre todo cuando hay alguna infección o proliferación de la piel que puede causar que la abertura de la glándula de Bartolino se obstruya.

Las bacterias: pueden llegar a ocasionar la infección de algún quiste y facilitan la acumulación de pus en la región. Cuando se diagnostica una bartolinitis es necesario realizar un estudio de enfermedades de transmisión sexual, así como un estudio de cervix-vagina del virus del papiloma humano, y un exudado vaginal de virus y bacterias.

Distintos tipos:

Bartolinitis ocasionada por obstrucción: el conducto que conecta la glándula con la vagina se obstruye por la acumulación de secreciones. Este tipo no es doloroso ni presenta síntomas cuando se produce.

Bartolinitis aguda infectada: presenta inflamación en la zona. Cuando esta aparece suele ser necesaria la intervención quirúrgica para tratarla.

Tratamientos:

Si se logra detener a tiempo la inflamación, el problema podrá desaparecer en una semana aproximadamente. Se pueden tomar analgésicos y, en mujeres en los que el absceso se infecta, se indican antibióticos.

Existen algunos remedios caseros que pueden ser útiles para paliar las molestias, como los baños de asiento con agua tibia (10 a 15 minutos, 3 o 4 veces al día) o aplicar calor en la zona afectada.

Sin embargo, si ya se encuentra en fase de absceso vulvar, necesita un drenado y limpieza de la cavidad para eliminar el contenido del absceso y evitar que vuelva la infección. En este caso, la cura se alargaría a dos semanas.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios