lunes 20 de septiembre de 2021
SALUD | 28-01-2021 00:19

Cómo tratar el "maskne"

Es el acné o dermatitis causados por la mascarilla. Quienes están mucho tiempo con el tapabocas o han sufrido de acné son los más propensos a padecerlo. Claves para combatirlo.

El uso del barbijo durante muchas horas puede provocar la aparición de granitos, afección conocida como maskne (del inglés mask + acne), dermatitis o descamaciones en la cara. Es decir, en aquellas zonas del rostro donde el uso de la mascarilla produce fricción, como el puente nasal, las mejillas o la barbilla, pueden aparecer irritaciones. Estos signos cutáneos pueden ir acompañados también de picazón y ardor. ¿Cómo prevenirlos?

Tené en cuenta estos consejos.

Buenos hábitos:

Limpiar la piel a diario: es la regla número uno. Hay que hacerlo por la mañana y, sobre todo, por la noche. Lo mejor es utilizar un jabón suave y adecuado a nuestro tipo de piel: si es con tendencia grasa, que sea oil free o de acción astringente, y si tenemos la piel seca, un jabón suave o agua micelar.

Mantener una correcta higiene y hidratación de la cara: también de los labios, que a menudo se secan y se fisuran. Si nuestra piel es sensible con tendencia a la irritación, se irritará aún más, y también se agravarán la seborrea y el acné si tenemos esta tendencia.

Decile no al maquillaje: además de manchar la mascarilla, contribuye a que la piel transpire menos y se ensucie, generando más oclusión de los poros.

Acentuar los cuidados: si una persona ya hacía algún tratamiento para el acné, probablemente estos deberán ser más frecuentes e intensos.

No te olvides de la protección solar: aunque llevemos parte de nuestra cara tapada no dejes de proteger las zonas expuestas al sol. Y más teniendo en cuenta que en zonas prominentes del rostro como la frente, el sol incide mucho e incluso pueden acabar apareciendo manchas. La zona del contorno de ojos es muy sensible y su piel cuatro veces más fina que el resto del rostro así que debemos protegerla.

Si usás maquillaje: intentá que sea lo más ligero posible, oil free, y no te olvides de lavar la mascarilla cada día o sustituirla por una nueva.

Elegí mascarillas o tapabocas de un tejido suave y orgánico: por ejemplo, de algodón, y evitá los sintéticos. Si son reutilizables, lavalas de un modo adecuado para evitar riesgos. Tenemos que buscar aquella mascarilla que, ofreciendo la protección que buscamos, mejor se adapte a nuestra piel y a sus problemas

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios