domingo 26 de junio de 2022
SALUD | 15-12-2021 11:26

Cómo cuidar el olfato

A pesar de no parecer relevante como la vista y la audición, el olfato cumple un rol fundamental para la salud. Su pérdida fue uno de los síntomas del covid-19 y mucho se puede hacer para mantenerlo saludable.

Dentro del mundo de los sentidos, claramente los de más importancia son la vista y la audición. Sin embargo, el olfato también ocupa un lugar destacado.

Es el sentido más primitivo ya que es el primero que se desarrolla en las personas y eso va dejando una huella en el cerebro. Es por ello que la nariz es capaz de distinguir entre más de 10.000 aromas diferentes.

Es una sorpresa para muchos saber que los sabores se reconocen principalmente a través del olfato. Junto con la textura, la temperatura, y las sensaciones que son recibidas por el sentido químico común, la percepción del sabor es una combinación de los olores y sabores. Sin las células olfativas, los sabores familiares como el café o las naranjas serían más difíciles de distinguir.

La mayoría de las personas comienzan a sufrir trastornos del olfato después de haber tenido algunas enfermedades o lesiones recientes. Los factores desencadenantes más comunes son las infecciones de las vías respiratorias superiores, como el covid-19 y los traumatismos.

Consejos:

Tener cuidado con la temperatura de los alimentos que ingresan a la boca, pues una quemadura por frío o por calor, además de dolorosa, deja las pupilas gustativas irritadas.

No introducir en la boca objetos sucios o los dedos por que puede irritar o infectar órganos internos como la lengua y las encías, afectando no solo el sentido del gusto sino la función general de la boca en el proceso digestivo.

Las sustancias con olores fuertes, especialmente de origen químico, pueden dañar el olfato, por eso no se debe oler directamente el contenido de los frascos, sino que se debe percibir a la distancia.

No introducir objetos duros o sucios en las fosas nasales ya que la mucosa nasal puede irritarse y hasta infectarse.

La pérdida del sentido del olfato puede traer acompañado cambios en el sentido del gusto. Sin embargo, agregar alimentos altamente condimentados a la dieta puede ayudar a estimular las sensaciones gustativas.

En caso de pérdida del olfato, se aconseja mejorar la seguridad en el hogar usando detectores de humo y reemplazando los electrodomésticos a gas por eléctricos. Esto se debe a que la persona puede no ser capaz de percibir una fuga de gas o un incendio.

En los bebés: 

El desarrollo del sentido del olfato en los recién nacidos se da como resultado en primera instancia de la relación madre-hijo, pues el aroma de la madre es el primer olor que percibe el bebé. En ese momento, se inicia toda la experiencia olfativa de la vida.

A través de la capacidad respiratoria, el bebé capta incesantemente todos los olores de su entorno, en particular aquellos que le delatan la presencia de su mamá como el olor corporal, perfumes y demás fragancias.

Un recién nacido es extremadamente sensible a los olores fuertes. Por eso hay que evitar las colonias o perfumes intensos y siempre será preferible el olor corporal de la mamá.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios