domingo 26 de septiembre de 2021
MODA Y BELLEZA | 13-08-2021 09:39

Las nuevas bases: Beneficios para todos los tipos de piel

Hidratantes, tensoras, cubritivas y protectoras contra los rayos UV, nuestras aliadas de todos los días suman efectos y beneficios para que la piel se vea bella y saludable. Te contamos el abecé de estas indispensables del make up.

La base es un cosmético esencial para nuestra piel, ya que tiene múltiples funciones: unifica el color, hidrata, aporta elasticidad, suaviza arrugas y corrige imperfecciones.

Aunque las hay en textura mate y otras más satinadas, las bases deben permitir que se vea la lozanía del rostro y no transformarse en una máscara, sino dejar traslucir pecas o el color natural del cutis.

Las nuevas bases no solo cumplen con funciones cosméticas sino también de tratamiento y protección. Líquidas, cremas con color, compactas, antiedad, con protector solar… existe un tipo de base para cada tipo de piel.

Distintos tipos de bases:

Líquidas: para todos los tipos de cutis, en particular adecuadas para piel mixta o grasa, siempre que sean libres de aceite. Pueden aplicarse con pincel, esponja o inclusive con las manos. Contienen características específicas como larga duración, efecto lifting u oil free.

Las bases pueden ser denominadas según los activos que se les agrega: Antiedad, antioxidante, humectante, para pieles grasas, etc.
MAKE UP EXPRESS: Aplicando una CC cream, alguna máscara de pestañas y un toque de gloss se puede lograr un look natural en tiempo récord.

Base compacta: generalmente en forma de barra, estilo sticks, se recomienda utilizarlas con un pincel, para lograr un efecto más liviano o con esponja, si se busca un efecto cubritivo. Ideal para pieles con rastros de acné o manchas, sin embargo, corren con la desventaja de ser muy pesadas por su poder de corregir cualquier imperfección. Totalmente desaconsejadas para pieles maduras.

Base cremosa: es un término medio entre bases líquidas y compactas. Son perfectas para colocar con las manos o esponja. Normalmente tienen en su fórmula beneficios para el rostro, como protector solar (FPS), tratamiento para las manchas o hidratante.

Premaquillaje: es un producto también conocido como “primer” que prepara e hidrata la piel, minimiza la apariencia de las líneas de expresión y los poros. Reduce el brillo excesivo, prolonga el efecto del maquillaje. Los hay líquidos, en forma de crema, en gel o en mousse. Se ven transparentes así que no le agregan color a la piel.

BB cream: su origen en inglés significa Blemish Balm o bálsamo para imperfecciones. Son cremas con color, hidratantes, con FPS, más ligeras que una base pero con poder cubritivo.

CC cream: en inglés Colour Correcting Creams, que significa crema de corrección de color. Es un cosmético multifunción, mejora el aspecto de la piel, tiene propiedades de tratamiento y color de alta cobertura, mayor que el de la BB cream.

Cómo elegir el color:

Se recomienda comenzar la prueba aplicando una pequeña base de maquillaje en el dorso de la mano. Esta parte del cuerpo es la más expuesta a la luz y la menos protegida. Si el color combina perfectamente, es el correcto.

Para completar la prueba hay que repetir la operación, pero esta vez en el interior de la muñeca, la parte del cuerpo que está menos expuesta y más representativa de nuestro color de piel. Si el color se vuelve a mezclar, el tono probado es perfecto.

Las bases pueden ser denominadas según los activos que se les agrega: Antiedad, antioxidante, humectante, para pieles grasas, etc.
A ELEGIR: Las pieles claras deben optar por una base de la familia del beige rosado. Las pieles más oscuras tendrán que elegir tonos más anaranjados.

La textura ideal:

Piel seca: la base fluida es la que mejor se adaptará a los cutis más secos. Su textura ligera, fácil de aplicar, no reseca la piel y unifica la tez con un resultado natural y luminoso. Los tipos de piel más secos pueden terminar con una niebla hidratante para agregar luminosidad a la tez.

Piel grasa: se aconseja recurrir a una base matificante que reduzca los brillos además de unificar la tez. Las pieles muy grasas pueden optar por un polvo compacto aterciopelado que se aplicará con una esponja o un pincel para asegurar un acabado mate. También existen texturas fluidas matificantes, diseñadas para pieles grasas.

Piel mixta: tienen la suerte de poder utilizar todo tipo de texturas. Sin embargo, para facilitar la aplicación, se recomienda una base fluida con una textura ligera que sea fácil de aplicar. Dependiendo de sus necesidades, se puede elegir una fórmula más o menos matifi cante o luminosa.

Piel madura: al igual que la piel seca, debe adquirir una textura fluida. Lo ideal es optar por una crema CC que tiene la ventaja de ser un tratamiento y que contiene, en la mayoría de las fórmulas, principios activos antiedad. Además, la cobertura ligera garantiza un aspecto natural y sin líneas finas.

Piel sensible: para estas pieles se aconseja la base fluida. Si desean obtener un resultado que cubra y disimule imperfecciones y rojeces se puede utilizar un corrector en las zonas a tratar, una vez aplicada la base fluida.

Trucos para aplicarlas bien:

Para una aplicación uniforme, si es una base líquida se recomienda utilizar el pincel.

Siempre aplicar la base desde el centro del rostro hacia afuera, esparciendo el producto.

¡No olvidar el escote! Para evitar tener demasiado contraste entre la cara, el cuello y el escote, maquillar también estas partes del cuerpo. Se puede mezclar un poco de crema con la base fluida para obtener una textura más fina y un acabado más discreto.

El tono es uno de los factores más importantes a la hora de elegir una base: debe coincidir con el tono de la piel. Luego del truco que te enseñamos más arriba, probar la base sobre el rostro, en la parte baja o mentón.

Para aumentar la durabilidad de la base, aplicar previamente un velo de premaquillaje en la zona T (mentón, mejilla y frente).

Siempre maquillarse en un lugar con luz natural para ver los tonos reales de la piel y no exagerar con la base o recargar el rubor.

Aplicar polvo traslúcido luego de la base para que se fi je el maquillaje.

El corrector de ojeras debe ser un tono menor que la base y de una textura liviana para que no quede recargado el maquillaje.

Nude look: cómo hacerlo:

Es un estilo natural de make up especial para pieles impecables ya que prácticamente se trabaja con base, corrector y polvo. No hay color.

Primero, se debe hidratar muy bien el rostro y para homogeneizar se debe usar un “primer”, luego aplicar corrector de imperfecciones y esfumar.

Sobre los párpados y arco superciliar se usa iluminador incoloro.

En la sombra de la profundidad y en el extremo del ojo se aplica un poco de sombra beige o marrón, que se funda con los claroscuros naturales de la cara.

Sobre la boca se puede aplicar un poco de base para borrar los bordes e irregularidades. Luego un labial en paleta neutra o directamente una textura mate.

No se usa rubor, sólo una nube de polvo muy claro o iluminador marfil sobre el hueso del pómulo.

Qué color elegir según tu tono de piel:

Piel clara: optar por una base de la familia del beige rosado. Estos tonos tienen aportan luminosidad y frescura. Si tenés la tez amarilla, también es recomendable elegir una base que contenga un toque de rosa porque, a diferencia de los tonos naranjas, el rosa neutraliza el amarillo.

Piel oscura: elegir tonos más anaranjados que calientan la tez, que van desde el beige durazno para pieles ligeramente mate hasta el beige dorado para pieles más oscuras. En cuanto a la piel negra, deben favorecer fórmulas enriquecidas con pigmentos negros, rojos o naranjas.

Piel apagada: evitar las bases de color beige sin matices rosáceos o naranjas que enfrían el cutis. Aquellos con una tez apagada pueden acentuar el efecto luminoso de la base con un rubor.

 

 

 

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios