jueves 29 de julio de 2021
MODA Y BELLEZA | 22-07-2021 08:51

Cupping facial: Efecto lifting para tu piel

Las propiedades de este método ancestral van desde suavizar las líneas finas y las arrugas hasta reafirmar los pómulos, limpiar los poros y desintoxicar la piel dándole suavidad, luminosidad y tersura. Podés hacerlo vos misma o en gabinete. Te contamos de qué se trata.

La ancestral terapia con ventosas -perteneciente a la medicina tradicional china-se reinventó en pos del cuidado facial: la tendencia del cupping es una más de las herramientas de rejuvenecimiento natural que podemos adaptar e incluir en nuestra rutina beauty

En los kits de ventosas profesionales, se encuentran hasta cuatro distintas medidas de copas de cristal y la pera de succión, de goma. Diseñadas específicamente para tratar cada una de las zonas del rostro. Debido a que la succión se crea con los dedos, la técnica reside en el controlte a la medicina tradicional china- se reinventó en pos del cuidado facial: la tendencia del cupping es una más de las herramientas de rejuvenecimiento natural que podemos adaptar e incluir en nuestra rutina beauty.

El cupping facial son masajes realizados mediante succión con "copitas" de plástico y silicona -recomendado para uso doméstico- o de cristal -en uso profesional- que tiene como objetivo lograr una piel saludable y de mejor aspecto. Esta terapia no sólo se concentra en el rostro, como lo indica su nombre, sino también en cuello y escote.

Algunas celebrities como Kim Kardashian, Jennifer Aniston o Gwyneth Paltrow ya hicieron famoso el cupping.
BENEFICIOS: Depura la piel del rostro, descongestiona el sistema linfático, estimula la circulación y alivia la tensión muscular.

Beneficios estéticos y terapéuticos:

Esta técnica no invasiva, que celebrities e influencers adoptaron en el último tiempo, ofrece el "efecto lifting" inmediato y su práctica sostenida aporta diversos beneficios no sólo estéticos, sino también terapeúticos:

Mejora la circulación sanguínea.

Drena la retención de líquidos.

Disimula y previene líneas de expresión.

Esculpe, tonificando las distintas áreas.

Fortalece los tejidos de la piel.

Relaja y desestresa, aliviando la tensión muscular, a través del mismo masaje que ofrece el movimiento.

Ilumina la piel.

Promueve la producción de colágeno, y de elastina mediante la estimulación de las células.

Facilita la absorción y efectividad de cualquier producto colocado antes o después.

Es útil también para personas que padecen dolencias relacionadas con el área de la cabeza y del cuello como, por ejemplo, dolores de cabeza, migrañas, infecciones sinusales, parálisis facial, dolor de oídos, problemas mandibulares, etc. Además, los efectos también se ven como en la reflexoterapia, trabajando todo el rostro, se equilibra y relaja todo el cuerpo.

Las contraindicaciones son pocas: evitar el tratamiento en los tres primeros meses de embarazo y en personas con severos problemas de piel o lesiones recientes.

Algunas celebrities como Kim Kardashian, Jennifer Aniston o Gwyneth Paltrow ya hicieron famoso el cupping.
IMPORTANTE: Para hacer cupping facial en casa, se recomienda aprender la técnica de alguien que sea experto en su manejo.

Diferencias con la terapia china:

"En comparación con la técnica originaria, las copas se deben mover continuamente por lo que, si se realiza bien el procedimiento, no hay aparición de hematomas. Este tratamiento, al igual que el Gua Sha, es ideal para incorporarlo en un ritual combinado con Face Gym. Recomiendo hacerlo hasta tres veces a la semana", aconseja Lorena Erlijman, cosmiatra y esteticista corporal, especialista en Face Gym y Cupping facial.

El tratamiento se puede hacer en gabinete o realizarlo vos misma adquiriendo el kit de cupping facial. Si lo hacés vos, luego de su uso, debes lavar todos los elementos con un jabón suave y agua. Dejar secar en posición vertical, con el bulbo en la parte superior, para garantizar que no quede ningún resto de agua.

Cómo es una sesión de cupping:

Dura unos 30 minutos. Se empieza limpiando la piel, siguiendo con una suave exfoliación y la aplicación de aceites orgánicos terapéuticos que se adapten al tipo de piel y de tratamiento.

Se administra un ligero masaje en la cara, el escote y el cuello y luego se empieza con la técnica.

Existen en el mercado distintos juegos de ventosas, ya sea para uso doméstico o profesional. Las de uso doméstico, son más fáciles de utilizar, pero por consecuencia, no son tan precisas ni efectivas.

El procedimiento es el mismo, succionando y luego resbalando las copas en el único sentido del sistema linfático. Abriendo primero los nódulos del cuello y luego direccionando suavemente las ventosas desde el centro hacia los lados de la cara.

En los kits de ventosas profesionales, se encuentran hasta cuatro distintas medidas de copas de cristal y la pera de succión, de goma. Diseñadas específicamente para tratar cada una de las zonas del rostro.

Debido a que la succión se crea con los dedos, la técnica reside en el control de la intensidad de la presión inversa, así como en la velocidad de deslizamiento. Se recomienda aprender la técnica de alguien que sea experto en su manejo para evitar hematomas.

Se debe evitar su uso sobre glándulas (tiroides), lunares y verrugas, y lesiones cutáneas. Y deben abstenerse personas con fiebre, infecciones, diabetes, problemas de coagulación de la sangre, cuperosis, rosácea, capilares frágiles o rotos, rojeces.

Hay que beber mucha agua después del tratamiento para una mayor depuración. Si se sigue un estilo de vida sano y con una dieta saludable, los resultados pueden durar hasta dos semanas, y es acumulativo.

Algunas celebrities como Kim Kardashian, Jennifer Aniston o Gwyneth Paltrow ya hicieron famoso el cupping.
Buen efecto: Cualquier producto de belleza utilizado durante y después del tratamiento se absorbe mejor y es más efectivo.

Para mantenimiento, se puede programar una o dos veces al mes.

El tratamiento del cupping facial es ideal combinado con otros tratamientos; como un ritual que combine masaje facial con masaje de estimulación con herramientas (por ejemplo, el gua-sha), seguido de cupping y terminando con un suave drenaje linfático manual.

También se combina con el uso de la piedra Shungit (un mineral con capacidad para purificar, cargar, proteger, curar, sanar y estabilizar el organismo) y la herramienta ayurvédica Kansa Wand (barra de madera con forma de cúpula y metal). Todas estas herramientas actúan en sinergia para equilibrar el sistema nervioso y potenciar los resultados.

En conclusión, es una terapia muy completa y alcanza a tratar los pilares básicos de un buen tratamiento antiedad, de belleza holística, y con resultados a largo plazo.

 

Fuente: chiloftbeauty.com/@chiloftbeauty

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios