miércoles 1 de diciembre de 2021
MODA Y BELLEZA | 28-10-2021 11:10

Frizz: Dominá tu cabellera

El principal enemigo de un peinado prolijo, sedoso y definido puede combatirse. Te damos los trucos para poner bajo control el encrespamiento, aunque esté húmedo, llueva o truene.

Ya sea que tengas pelo lacio, con rulos, corto o largo, el odiado frizz puede aparecer en cualquier melena. Existen muchos factores que potencian el pelo encrespado, desde su propia tendencia (los cabellos finos o con rizos poco definidos suelen ser los más afectados) hasta vivir en un clima húmedo o la falta de hidratación.

Como en las estanterías no había calzado para mí, decidí hacerlo, afirma la creadora de la empresa
Leé también
Zapatos para todas

Sin embargo, hay varios trucos para hacerle frente.

Principales causas:

Pelo maltratado: los tratamientos químicos como las tinturas y el uso constante de secadores y planchitas aumentan la sequedad y hacen que el cabello se vuelva aún más vulnerable ante el frizz.

Humedad en el ambiente: penetra en las fibras capilares y las hace aumentar de tamaño, creando una sensación de estática y una melena voluminosa.

Tener rulos: los cabellos rizados son secos por naturaleza y suelen ser más propensos al frizz. Sin embargo, el pelo lacio también puede sufrirlo, por lo que es importante cuidarlos por igual.

Siempre, luego de un brushing pasar un aceite reparador de puntas que ayuda al cabello a no tener frizz y le da un toque final.
Lo mejor es dejar secar el pelo de forma natural.  Al tener rulos, usar un difusor y finalizar con un chorro de aire frío.

Consejos para domarlo:

Usar productos que humecten las fibras capilares, así no absorberán más humedad de la necesaria.

Lavar el cabello de manera correcta. Al aplicar el champú masajear suavemente contra el cuero cabelludo. Al enjuagar, estrujar suavemente la espuma extendiéndola hacia las puntas: eso es todo lo que necesita el cabello para estar limpio. Por lo tanto, no es necesario frotar enérgicamente porque eso puede provocar daño y frizz.

Aplicar bien el acondicionador, tratamiento o máscara hidratante: distribuir de medios a puntas con ayuda de los dedos o de un peine de cerdas gruesas.

Utilizar un cepillo de cerdas naturales. Estas no solo son suaves, sino que también ayudan a distribuir la oleosidad natural del cabello mejor que los cepillos sintéticos, lo cual reduce el frizz.

Utilizar aceites esenciales: aplicados en las puntas, Tanto en cabello mojado como seco, aporta una capa protectora que controla el frizz, domina a cabello electrizado y hace que luzca impecable, más sedoso y con brillo. El aceite de argán es uno de los más efectivos porque nutre en profundidad, repara la fibra capilar y actúa como un filtro que protege al cabello. También se puede optar por los de coco, almendras, palta y oliva.

Usar productos que sean una barrera entre la temperatura y las fibras capilares al usar planchitas. De esta manera, se podrá minimizar el daño y mantener la salud del cabello.

Evitar bañarse con agua muy caliente: seca el cuero cabelludo, debilita el pelo y lo hace más propenso al frizz. El lavado debe hacerse con el agua a temperatura tibia, esto alisará las cutículas y, además, agregará brillo.

Pausar los procedimientos químicos: puede ser que el cabello necesite de un descanso de tinturas y alisados. Intentar hacer una pausa y, al volver a realizarlos, hidratar profundamente.

Dejar que el cabello se seque de forma natural en vez de usar el secador. Luego encenderlo en frío para dar el toque final –esto ayudará a limitar la pérdida de humedad al peinar. Tratar de no usar la planchita durante una o dos semanas, para dar tiempo al pelo a recuperarse.

Usar la toalla adecuadamente: no refregar o enrollar la toalla en la cabeza. Secar apoyando la toalla suavemente en el pelo mojado.Si la toalla es de microfibra, ¡mucho mejor!

Colocar una máscara una vez por semana: ayuda a mantener el cabello brillante, sedoso y sin frizz. Esta está preparada para llegar al córtex, la parte más interna del cabello, de ahí su acción nutritiva y reparadora. Es, en definitiva, más potente que el acondicionador. Eso sí, siempre que se la utilice correctamente, ya que si no se la deja el tiempo necesario no se logrará el máximo resultado.

Usar una funda de almohada adecuada: algunas telas, como el algodón, quitan la humedad de los cabellos y aumentan la estática, la mayor causa del frizz. Para disminuir el problema, se puede sustituir la funda tradicional por una de raso, tela que no quita la grasitud natural del cabello y además ayuda a mantener los rizos más definidos al día siguiente.

Además de estos consejos generales, los diferentes tipos de cabello necesitan de atenciones extras para evitar el frizz.

Siempre, luego de un brushing pasar un aceite reparador de puntas que ayuda al cabello a no tener frizz y le da un toque final.
Aceites: De argán, coco, almendras, palta, oliva... hay de todo tipo para nutrir el pelo encrespado.

Cuidados para pelo enrulado:

Elegir el peine correcto: reemplazar el cepillo por una peine de madera y pasarlo en los cabellos solamente cuando estén mojados. Los peines con dientes más largos son mejores, porque mantienen la estructura natural de los rizos y no quiebran los cabellos.

Si no es posible el secado al natural, usar un difusor y, después del secado, finalizar con un chorro de aire frío. También es necesario definir el cabello después del lavado con un activador de rizos, que ayuda a evitar el encrespamiento o frizz, da brillo y deja los rizos con movimiento natural.

Cuidados para pelo lacio:

Aceite aliado: siempre luego de un brushing pasar un aceite reparador de puntas que ayuda al cabello a no tener frizz. Con este producto, las escamas se cierran y la fricción disminuye.

Además del calor, es necesario pensar en el cepillo a usar para secar las mechas. La mejor opción es el cepillo con base recta, y no aquella en que se enrolla el cabello. Eso porque, con el cepillo estilo raqueta, el pelo puede ser desenredado sin que se quiebre.

Cortes antifrizz:

Aunque nos gustaría que un corte solucionara el problema, la verdad es que no se puede eliminar drásticamente el efecto frizz del cabello sólo con el paso de las tijeras, aunque todo depende de la cantidad de pelo. Sin embargo, hay algunos cortes que pueden reducir el volumen y ayudar a prevenir el problema. Algunas recomendaciones:

Adiós a las capas. Uno de los mayores enemigos del cabello con tendencia al encrespamiento son las capas, dado que es el típico corte pensado, precisamente, para dar volumen al pelo. Simplemente se debe hacer algún corte para dar movimiento pero no cuerpo, señalan los especialistas.

Hacer un cambio de look radical. Si el encrespamiento es muy fuerte, lo mejor sería hacerse un corte un pixie. ¿Las claves de este look? Para los expertos, la clave radica en que sea un corto muy desigual.

No al corte bob. Es mejor una melena larga, porque de esta manera el cabello tiene peso y hay menos posibilidad de que se encrespe. Considerando que, además, el pelo de longitud XXL está a la orden del día (y quitándole puestos al bob), es un buen momento para dejar que crezca libremente. Eso sí, siempre teniendo en cuenta el detalle de decirle no a las capas.

Chau flequillo francés: este formato abierto y desigual es la peor idea si queremos evitar el encrespamiento del pelo. Los especialistas recomiendan los flequillos que no están despuntados, es decir, los que son rectos, por la misma razón del peso, como ocurre con las melenas. Otra opción es el flequillo lateral, es perfecto para quitarle la atención al frizz de la melena y llevar el foco a la parte superior de la cabeza. Además, disminuye el tamaño de la frente y armoniza los rostros de forma triangular y cuadrada.

MÁSCARA: La fórmula secreta de los estilistas:

Para aprovechar al máximo el poder nutritivo de la máscara, seguí estos pasos al aplicarla:

Lavar la melena, retirar el exceso de agua y aplicar la mascarilla por secciones, empezando por la nuca.

Mientras la aplicás, amasar el pelo con los dedos y desenredarlo con las manos. Dejar actuar entre 5 y 30 minutos.

Una vez bien enjuagado, aplicar el acondicionador, repartirlo y desenredar el pelo con las manos. Enjuagar inmediatamente ¡y listo!

 

 

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios