martes 21 de septiembre de 2021
FAMILIA | 09-06-2021 10:05

Colegio en casa: Ayudar a los chicos a aprender

A raíz de la pandemia, las escuelas han pasado de dar clases presenciales a virtuales. Aunque el empleo de este recurso ya lleva varios meses, exige un gran esfuerzo de alumnos, padres y docentes. Algunas estrategias efectivas.

La escuela fue una de las primeras víctimas de la pandemia. De la noche a la mañana, los chicos y los padres se encontraron con que los colegios habían cerrado y tenían que seguir las clases desde casa. Este año, si bien estas se iniciaron normalmente, hay fases debidas la pandemia, en las que funcionan de manera virtual, lo que significa poner mucha energía y trabajo para que los niños puedan aprovecharlas.

La adaptación a esta nueva forma de estudiar no es fácil y requiere un esfuerzo constante tanto de los niños como de los docentes y los padres.

Los niños asocian el estudio al colegio y a los profesores. Para ellos, su casa es el espacio para relajarse, estar con sus padres y jugar. Por eso, para lograr el aprendizaje, se necesita mucha presencia de los padres y rutinas.

Leé también
Aromas para ser feliz
Importante: Hablar regularmente con la maestra o profesora sobre cualquier problema que el niño pudiera tener sobre la materia.
Padres: Es esencial apoyar a los chicos para que tengan un buen rendimiento y se sientan tranquilos en esta etapa.

En cada etapa hay que hacer diferentes estrategias. En los más pequeños, la presencia de los profesores y los padres es más importante.

Cuando son más grandes, los chicos se pueden ir responsabilizando. Los padres los pueden ayudar a organizarse y a crear hábitos de estudio, pero los niños deben desarrollar después su propia autonomía.

Las siguientes estrategias pueden ayudar a que los niños se concentren más y estén más motivados para aprender desde casa.

Horarios ideales:

• Aunque desde el hogar no se puede reproducir completamente los hábitos que los chicos tenían cuando iban a la escuela, es conveniente seguir unas rutinas que los acerquen lo más posible a la normalidad.
• Durante la mañana, los chicos están más activos y es el momento apropiado para las clases online, para que planifiquen las tareas y realicen actividades.
• Las tardes son más adecuadas para leer, escribir, pintar, escuchar música o conectarse virtualmente con amigos o familiares.
• No hay que olvidar el tiempo libre. Es importante destinar un momento del día a pasear, jugar o hacer actividad física en espacios exteriores. 

Importante: Hablar regularmente con la maestra o profesora sobre cualquier problema que el niño pudiera tener sobre la materia.
Al recreo! En el caso de los niños más pequeños o los que tienen problemas de concentración, deben realizar pausas más frecuentes.

• Es buena idea, en base al horario que les dan en la escuela, crear juntos un calendario que les permita planificar y agendar fechas importantes y días de entrega. La creación de un calendario les posibilitará controlar su propio tiempo, observar de manera general las actividades del año y a la vez, desarrollar la habilidad de planeación.

El lugar adecuado:

• Los chicos deben aprender que su casa ahora es un lugar diferente, un lugar donde van a tener que aprender y van a tener que hacer lo que hacían en el colegio. Por lo tanto, es fundamental habilitar un espacio aislado para que puedan estudiar sin ruidos ni interrupciones.
• Además, el lugar de estudio debe contar con todo el material necesario que el chico necesite, así tenga que interrumpir menos sus tareas porque le falte algún útil escolar.

Objetivos posibles:

En esta situación tan especial es importante evitar frustrar a los niños. Para ello, se deben fijar objetivos que no sean muy ambiciosos para que los chicos los puedan alcanzar y sigan motivados.

Es importante considerar que los ritmos serán diferentes y que será difícil pretender que estudien tanto como cuando iban a la escuela cada día, en forma presencial.

Adaptarse a cada niño:

No todos los chicos tienen la misma capacidad de atención ni la ponen en práctica de la misma forma.

• Cada niño es diferente y para conseguir su motivación hay que adaptarse a sus necesidades. También hay que considerar los descansos adecuados a cada niño, ya que la capacidad de concentración varía.

• Preguntar a los niños ayudará a los padres a conocer y entender sus necesidades. Hay que ser su guía en todo momento, recordando que los padres no están para reemplazar a los profesores, pero sí para apoyarlos en su aprendizaje.

• Mostrarse abierto ante cualquier duda y comentario que tenga el niño y ayudarlo a encontrar la respuesta con paciencia y empatía. La disposición positiva le dará motivación para seguir adelante.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios