lunes 20 de septiembre de 2021
SOCIEDAD | 06-08-2021 12:59

Reconvertirse en pandemia

Julia Selma, con un hijo, embarazada y sin salir de su casa, buscó cambiar su vida en pleno aislamiento y no morir en el intento. Y lo logró. Pasó del taller familiar de matricería a desarrollar software. Y encontró trabajo.

Durante la pandemia se escucharon, y se siguen escuchando, historias de negocios que quiebran, de personas que pierden su trabajo y de argentinos que tuvieron que irse a vivir al exterior.

Pero por suerte también se encuentran testimonios que dan cuenta de que en épocas de crisis es posible torcer el destino laboral para un lado positivo. Ese fue el caso de Julia Selma de 36 años quien el año pasado se encontraba desocupada, con un embarazo de riesgo a cuestas y con la necesidad de generar un ingreso en su hogar.

La mejor parte de esta historia es que no dejo de enamorarme de mi trabajo, del mundo tecnológico
PLANIFICACIÓN: "Tuvimos que organizarnos familiarmente para afrontar el nuevo desafío, pero lo logramos", dice Julia.

Su testimonio:

“Desde los 18, cuando egresé del secundario, que trabajo. Primero en la empresa de mi papá, un taller de rectificación industrial y matricería. Creo que esa experiencia fue la que me marcó a fuego: me di cuenta e que yo podía con todo”, expresa. Lamentablemente su papá falleció cuando la protagonista de esta historia tenía 23 años, por lo cual debió hacerse cargo de la empresa. Si bien todo siguió funcionando bien, con el paso de los años y los altibajos de la industria en la Argentina, empezó a replantearse si esa era la profesión que la iba a hacer feliz.

Decidí cerrarlo con el esfuerzo sobrehumano que implica desmontar un taller de 70 años de antigüedad. Pero siempre tuve un espíritu megaemprendedor que me empuja hacia adelante y me lleva a puertos nuevos. Ya había tenido el taller metalúrgico, un emprendimiento de venta de sushi, un beer truck –un camión con varias canillas de cerveza artesanal- y ahora iba por una herrería y carpintería junto a mi marido Sebastián”, recuerda.

Paralelamente a la apertura del nuevo comercio, Julia y Sebastián fueron bendecidos con la noticia de la futura llegada de su segundo hijo. “Hacía años que soñábamos con tener otro bebé. Ya teníamos a Lautaro, que hoy tiene 11 años, y cuando estábamos abriendo el negocio nos enteramos de que Aitana estaba en camino. Todo era hermoso y tal como lo habíamos planeado hasta que empecé con pérdidas y me mandaron a hacer reposo. Y así estuve prácticamente todo el embarazo ya que cuando cesaron las pérdidas empezaron las contracciones”, detalla.

De repente su marido tuvo que hacerse cargo del taller solo ya que Julia solamente podía ocuparse de los temas administrativos desde el hogar. Todo seguía marchando relativamente bien.

La mejor parte de esta historia es que no dejo de enamorarme de mi trabajo, del mundo tecnológico
ACTIVA: Julia junto a su familia. "Cuando la beba se dormía yo me ponía a estudiar mientras ayudaba a mi hijo mayor con la escolaridad virtual", cuenta.

Cambia todo cambia:

Aitana nació y a los pocos meses irrumpió la pandemia. Y con ella reinó una gran incertidumbre en el hogar. Si bien el trabajo al principio se incrementó ya que la gente estaba todo el día en su casa y realizaba reparaciones, luego, cuando se empezó a extender la cuarentena, las familias empezaron a gastar menos y la pareja e hijos padecieron meses muy duros económicamente.

La situación era preocupante ya que además de los apremios económicos se sumaba que Julia siempre había sido muy activa y el llevar tantos meses de encierro, sin saber qué hacer, la preocupaba. Pero la angustia no duró demasiado ya que Sebastián le sugirió estudiar programación desde su casa. Él ya había hecho el curso introductorio en Plataforma5 mientras su mujer transitaba su embarazo pero no pudo terminarlo. Sin embargo, le decía “esto a vos te va a gustar”.

“Así que siguiendo mi eterna curiosidad y su sugerencia un día empecé a ver el material que él tenía del curso y fue así: amor a primera vista”, explica.

En acción:

Julia se armó una agenda y comenzó en enero de 2021 a cursar el Coding Bootcamp en Plataforma 5. Se trata de un curso muy intensivo de 800 horas en total en solo 15 semanas para egresar como programador. Y que se puede cursar online.

Cuando la beba se dormía yo me ponía a estudiar mientras ayudaba a mi hijo mayor con la escolaridad virtual, entre presupuestos y demás quehaceres. Tuvimos que organizarnos familiarmente para afrontar el nuevo desafío porque iban a ser meses muy demandantes a todo nivel. Pero algo que te repiten constantemente es “ignoren la complejidad” y yo me aferré a eso”, continúa.

Pasaron los meses y Julia logró terminar con el último aliento. Y una vez más, llegaron la incertidumbre y las preguntas “Será verdad qué hay trabajo de esto?”, “Habrá lugar para una mujer de casi 40 años sin experiencia en el rubro?”. Pero la vida la sorprendió. A las dos semanas de haber egresado, ya tenía el ofrecimiento de dos empresas grandes: nada menos que de Glonbat, uno de los unicornios argentinos -empresa tecnológica que alcanzó un valor de u$s 1.000 millones- y de Hello Auto, una startup española con operaciones en Europa y América Latina.

Elegí quedarme con la propuesta de Globant. La mejor parte de esta historia es que no dejo de enamorarme de mi trabajo, del mundo tecnológico que no tiene fin porque siempre vas a hacer algo que no sepas, del ambiente colaborativo que existe, de estar permanentemente aprendiendo, de vivir sintiendo que no sé nada. Ya me encariñé con ese sentimiento aunque voy a seguir dándole batalla día a día”, finaliza.

Qué es Plataforma 5:

“Abrimos las puertas de Plataforma 5 en el año 2017, importando el concepto de los Estados Unidos. Los Coding Bootcamps son cursos superintensivos de programación, que en cuatro meses te llevan desde cero hasta tu primer trabajo como desarrollador de software. Los cursos son full time, de lunes a viernes, 10 horas por día, durante 4 meses. Es un ritmo muy exigente, pero es necesario para lograr que todos nuestros graduados consigan trabajo al terminar”, explica Santiago Scanlan, fundador y director de Plataforma 5.

El plan formativo consiste en dos etapas: Un curso introductorio corto, que empieza desde cero y está pensado para ver si al interesado le gusta la programación. Y el Coding Bootcamp, un curso avanzado, full time, para quienes se entusiasman y deciden dar el salto y aprender a programar a nivel profesional. Para iniciar el curso introductorio en Plataforma 5 solo se necesita una computadora de cualquier tipo. No hay ningún otro requisito más para comenzar

 

Fuente: plataforma5.la

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios