miércoles 1 de diciembre de 2021
SOCIEDAD | 05-11-2021 13:41

Maestras y editoras

Todo empezó como una necesidad de armar un "cuadernillo de actividades" para los docentes y llegaron al actual catálogo de 300 títulos de literatura, ejercitaciones y biblioteca docente.

Hace algo más de 30 años, dos maestras jardineras, Patricia Barrera de Repetto y María del Carmen Petroni, que amaban profundamente su tarea, con la intención de encontrar el material adecuado para trabajar en las salas con sus alumnos, decidieron comenzar a idear sus propios libros de actividades.

Así, se enfrentaron a un gran desafío, que supieron atravesar con creces, trabajo y creatividad. Hoy tienen su propia editorial, Hola Chicos, enfocada en todos los actores y necesidades de la educación inicial, primaria y secundaria.

Su propuesta incluye literatura infantil y juvenil, libros de consulta y perfeccionamiento para docentes y directivos y libros de actividades.

Formación del lector apasionado busca estimular el placer por la lectura desde temprana edad y ofrece propuestas cuidadas para su biografía lectora

Así empezó todo:

Una vez que Patricia y María se pusieron en acción con su proyecto y tuvieron en claro los contenidos, fueron descubriendo que había muchos interrogantes para responder. Entre ellos, las ilustraciones. El paso siguiente fue buscar a una dibujante y, como en todos los miniemprendimientos y sin saber nada del mercado, convocaron a una chica que dibujaba muy bien, quien las acompañó con sus ilustraciones en una primera etapa.

Después les surgió la necesidad de que alguien escribiera “con onda” los textos de las ejercitaciones. En esa época no sabían que existían programas especiales para eso y le pidieron al marido de Patricia, que es arquitecto, que los escribiese con letra linda y prolija. Luego, cuentan las emprendedoras, se convirtieron en las "diseñadoras".

Una vez que estuvieron conformes con el resultado de ese primer "cuadernillo", solo les quedaba animarse y mandarlo a imprimir.

Así, finalmente salió a la luz el primer libro de Hola Chicos. La editorial tomó el nombre de sus primeros tres libros (Hola Chicos 4, Hola Chic os 5 y Hola Chicos articulación), ¡con una edición de 100 ejemplares! Cuentan que les salió tan bien ese proyecto, que se preguntaron "¿y si lo comercializamos?". La sorpresa y alegría fue que a todos les gustó, y los docentes empezaron a encargarlo, por lo que la primera edición se agotó enseguida.

Con la editorial en marcha, la voz se fue corriendo, primero entre colegas de la misma institución, luego entre otros docentes del mismo distrito, luego de la ciudad... todos les iban pidiendo ejemplares de ese material y después compartían los excelentes resultados en el trabajo con los más pequeños.

El boca a boca fue muy efectivo. Tanto que, casi sin darse cuenta, habían montado una editorial. Con un emprendimiento en marcha en una época donde ese concepto no estaba muy difundido, fundado por dos mujeres
provenientes del ámbito de la educación, nacía editorial Hola Chicos.

Estas emprendedoras incansables se pusieron a estudiar los programas de diseño que les permitieran hacerlos en
sus computadoras (en ese momento Pagemaker y Photoshop 4). Seguían trabajando como maestras jardineras y su proyecto editorial era sólo algo divertido, nuevo. Pero la dinámica de crecimiento les iba planteando nuevos cuestionamientos.

Al principio iban juntas a todas las entrevistas para mostrar el libro, después ya fue imposible y decidieron repartirse
la Capital en dos partes.

Este sueño siguió creciendo casi sin darse cuenta, no llegaban a cubrir las visitas a colegios, las entregas, las impresiones, etc. y decidieron tomar otra promotora, la hermana de María, quien hoy las sigue acompañando como coordinadora de promoción. La editorial siguió creciendo y creciendo. Armaron un equipo de promotoras. 

¿Y las librerías? No les prestaban mucha atención al inicio, así que decidieron generar su propia demanda. Varios años después, María dejó de ejercer como maestra jardinera, Patricia tenía sus hijos muy chicos y ya estaban
llegando a cumplir un ciclo. Entonces, decidieron animarse a vivir de los ingresos que generara Hola Chicos.

30 años después:

La editorial siguió creciendo hasta lo que es hoy. Comentan que, a veces, miran hacia atrás y las asombra y enorgullece ver que dos soñadoras inconscientes por su juventud pero con garra y perseverancia lograron este sueño: de los tres libros iniciales a tener hoy un catálogo de más de 300 títulos, el respeto del mercado y un equipo maravilloso que las acompaña.

Así se fue tejiendo esta historia de papel a la que luego se le sumaron los libros de literatura y la decisión comprometida de formar lectores apasionados a partir de un plan lector -uno de los más completos que hay en el mercado que les ofrece la diversidad necesaria para diseñar su propia biografía lectora y decidir en libertad qué voces quieren oír, qué ilustraciones ver, qué género les es más placentero, sin presionar sobre la coincidencia entre edad cronológica y lectora.

 

Los libros de actividades, la capacitación docente continua y la literatura siguen renovados en estas emprendedoras que se formaron a base de experiencia; colegas y proveedores generosos; lecturas y mucho estudio y dedicación,
porque entienden la importancia del rol de ser agentes culturales frente a infancias que necesitan mayor educación y mejores herramientas de libertad.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios