miércoles 20 de octubre de 2021
SOCIEDAD | 27-09-2021 10:36

9 consejos para limpiar tu "huella digital"

Es el rastro que dejamos al navegar en Internet. Cada vez que ponemos un “click” o un “me gusta” en las redes sociales, o cuando usamos una aplicación dejamos información personal. Cómo controlarla.

Cada comentario publicado en las redes sociales, cada artículo de noticias compartido y cada compra exitosa en línea deja una huella.

Este rastro de datos revela una imagen detallada de quiénes somos y lo que nos gusta. Todos estos datos son valiosos y a menudo son monetizados por servicios y aplicaciones "gratuitas" como Facebook, Google y Twitter. Cuando una persona navega online, es rastreada en todas las páginas que visita.

Así es como funciona: cuando un usuario visita un sitio web, este recopila información sobre él o ella instalando cookies en el navegador de su teléfono, tableta o computadora. Esta información incluye la dirección IP (Protocolo de Internet, una dirección única que identifica a un dispositivo en Internet o en una red local), los datos de acceso y cualquier otra cosa que revelen o que publiquen sobre sí mismos. Esto se puede controlar tomando recaudos.

Cuando visitamos un sitio web, este recopila información instalando cookies en el navegador de su teléfono, tableta o computadora.
"No publiques nada que no quieras que vuelva y te persiga en el futuro. Internet nunca olvida", afirma Luis Corrons, de Avast.

Recomendaciones:

Luis Corrons, security, evangelist de Avast, líder mundial en seguridad y privacidad digital, comparte nueve sencillos pasos para que los usuarios puedan conocer, manejar y minimizar su huella digital:

1. Buscá tu nombre: Ponete en el lugar de los que quieren saber más sobre vos. Ya sean reclutadores, hackers o exparejas vengativas, es importante saber lo que van a encontrar con sólo buscarte. Utilizá varios motores de búsqueda, ya que pueden arrojar diferentes resultados.

2. Limpiá tus datos públicos: las páginas web de inmobiliarias y sitios como whitepages.com pueden tener más información sobre vos que la que querés que sea pública. Hablamos de información personal como tu número de teléfono, tu edad e incluso tu dirección. Ponete en contacto con esos sitios web y hacé que eliminen esa información.

3. Revisá tus cuentas: Durante la búsqueda de tu nombre, es posible que te encuentres con cuentas de redes sociales antiguas, publicaciones con chistes insensibles o anticuados, o entradas de blog que has escrito que revelaban demasiado de tu vida personal. La cultura cambia y podés evolucionar con ella. Revisá todo lo que has publicado y evalualo con ojos nuevos.

4. Archivá y eliminá: después de valorar los riesgos para la privacidad y el contenido negativo de tus publicaciones, es el momento de editarlas y eliminarlas. Cerrá todas las cuentas que no beneficien a tu imagen en línea (tanto ahora como en el futuro). Recordá que algunos contenidos nunca pueden ser eliminados del todo. Aunque creas que es privado, entidades como la policía y los piratas informáticos pueden sacar a la luz cosas que no querés que sean públicas. Mejor no publicar contenidos negativos.

5. Ajustá la configuración de privacidad: revisá la configuración de tu cuenta en tu navegador y aplicaciones móviles. Minimizá la exposición de tus datos personales limitando lo que la gente puede ver. Esto incluye tus fotos, publicaciones e información personal.

6. Borrá el historial del navegador: incluso si creés que todos los sitios web que visitaste han sido "seguros" para tu reputación, es una buena idea borrar el historial de navegación regularmente. Una mayor privacidad en Internet evita que se husmee en el historial y ayuda a que tu navegador funcione más rápido.

7. Limpiá tu computadora: los archivos temporales, los duplicados, los que creías haber eliminado y las fotos de baja resolución pueden ralentizar tu computadora y, además, crear un riesgo de seguridad. Seguí las guías para limpiar tu Mac o PC para que vuelva a funcionar rápido (ver en avast.com).

8. Limpiá tu teléfono: cuanto más lo usás, más basura acumulás. Los mensajes de texto antiguos, las cookies, las imágenes y los datos del historial del navegador ocupan mucho espacio de almacenamiento. Si los datos no existen, no pueden ser utilizados en tu contra. Además, tu teléfono rendirá más.

9. Tené en cuenta a los demás: podés crear una mala reputación online sin escribir una sola palabra. Pensá antes de compartir/republicar contenido negativo. Cuando vuelvas a publicar el contenido de un tercero, sus palabras e ideas se convierten en las tuyas. Tené especial cuidado con el sentido del humor en torno a temas delicados como la raza, la religión y la política.

"No publiques nada que no quieras que vuelva y te persiga en el futuro. Internet nunca olvida. Además, mantener limpio tu rastro de datos no solo tiene que ver con tu reputación: la basura que permites que tus dispositivos recojan pone en riesgo tu privacidad y seguridad en Internet", concluye Luis Corrons.

 

Fuente: avast.com / blog de Avast: blog.avast.com/es

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios