domingo 1 de agosto de 2021
SALUD | 28-04-2021 17:08

Manos saludables y en forma

Mientras no den problemas, nadie les presta demasiada atención. Sin embargo, por todo lo que nos ayudan a hacer, merecen mucha más de nuestra dedicación. Ejercicios para relajarlas y prevenir lesiones.

Quien trabaja mucho tiempo sentado al escritorio suele sufrir tarde o temprano de dolores en las manos y las articulaciones. Según el kinesiólogo alemán Michael Lehnert, la pandemia de coronavirus aumentó estos problemas, dado que muchas personas trabajan desde su casa en malas condiciones.

"Casi nadie tiene en su casa el escritorio y la silla óptimas con la altura perfecta, un buen mousepad y un buen teclado", dijo el autor del libro Manos bien, todo bien, editado en Alemania. Explicó que quien no puede trabajar de forma ergonómica sobrecarga sus manos, lo que luego se traduce en dolores y problemas. A continuación, sus recomendaciones para fortalecer nuestras manos y aprender también a darles su merecido descanso.

Las manos también necesitan fuerza muscular y movilidad. Entrenalas.
Al trabajar en la computadora, cada tanto sacar las manos de la posición de tipeo, estirar los dedos y masajearlas.

Consejos:

Hacer pausas regulares al tipear: es importante sacar las manos de la posición constante de tipeo. Basta con cinco minutos por hora para estirar bien los dedos y los antebrazos.

Otro buen ejercicio es ir usando el mouse con la mano derecha algunas veces y con la izquierda otras. De acuerdo con Lehnert, esto es ideal para descargar las manos y también estimula el cerebro. Por otro lado, quienes puedan permitírselo deberían cambiar cada tanto el mouse que usan para la computadora. Además de los ratones clásicos, hay otros verticales o los llamados mouse trackball. El hecho de alternar los ratones evita mantener posiciones forzadas.

Usar almohadillas: el experto también consideró útiles las almohadillas que se colocan delante del teclado. Estos descansos para las muñecas brindan alivio y previenen el síndrome de túnel carpiano, en el cual el nervio mediano es presionado, lo que puede generar cosquilleos y entumecimiento de los dedos.

Hacer actividad física: casi cualquier deporte es útil para compensar el trabajo de escritorio y descargar las manos. Sin embargo, Lehnert señaló que es especialmente bueno el yoga, porque hace que las manos "estén en una posición de fuerte estiramiento", y además permite elongar y abrir todo el torso.

Entrenar las manos: "Las manos también necesitan fuerza muscular y movilidad. Y muchas de estas cosas se están perdiendo porque en las últimas décadas nos fueron simplificadas muchas cosas", afirma el autor, por lo que recomienda entrenar las manos. "En la mano hay músculos. Muchas personas no son conscientes de esto. Una posibilidad fácil para fortalecerlas es entrenar nuestros puños.

Para eso están el puño grande y el puño chico. Para el puño grande, hay que tratar de clavar los dedos lo más profundamente posible dentro de las palmas, de modo que las uñas ya no sean visibles. Para el puño pequeño, solo se curvan las puntas de los dedos y se presionan contra la parte inferior de los mismos, dejando las palmas de las manos libres. Hay que apretar los dedos durante unos seis segundos cada vez", recomienda Lehnert.

Para fortalecer la articulación del pulgar, hay que hacer presión con el pulgar sobre el dedo meñique y luego sobre el anular, también seis segundos cada vez. Con estos ejercicios se mantienen en forma las manos a diario.

Otros problemas:

El kinesiólogo Lehnert asesora a la Orquesta Filarmónica de Berlín cuyos integrantes con frecuencia también tienen problemas. "Les suelen doler las manos porque hacen siempre las mismas cosas, lo cual puede causar molestias musculares. Hay enfermedades que pueden ser graves. Incluso puede pasar que determinados dedos ya no respondan a las órdenes del cerebro y esto hace que los músicos ya no puedan llevar a cabo ciertos movimientos.

En los músicos también suelen ser frecuentes los síndromes del túnel carpiano, cuando se aplasta el nervio mediano de la mano y los dedos pierden sensibilidad. Y eso no es algo bueno para su actividad: un dedo sin sensibilidad no sirve siquiera para tocar el triángulo", afirma.

El deporte que causa más problemas en la mano es el balonmano, cuyos jugadores corren el riesgo de lesionarse los dedos con la pelota y con el contrincante. En su libro, Lehnert describe los peligros para la mano, entre los que se encuentran gatos para el neumático, las pelotas y los fuegos artificiales.

El experto también alerta sobre tareas en casa: "Cuando empujamos las sábanas debajo del colchón al hacer la cama, puede que nos quede un dedo atrapado en el medio. Al hacer fuerza para sacarlo, se puede desgarrar un tendón del dedo. A veces incluso se fractura el hueso. De hecho es una lesión bastante común", concluye el especialista.

Las manos también necesitan fuerza muscular y movilidad. Entrenalas.
Ejercicios: Con sencillos movimientos podemos entrenar las manos y protegernos de lesiones en los dedos y tendinitis.

Muñeca y pulgar en riesgo:

Las tendinitis son muy frecuentes en las personas que trabajan mucho con la computadora. ¿Cómo se previenen este y otros problemas? Lehnert afirma que por el momento es algo muy difícil. "Porque los problemas que llevan a esto se ven reforzados actualmente con el teletrabajo, con tantas personas trabajando desde casa. Casi nadie tiene en su casa un escritorio óptimo, una silla con la altura óptima, un buen mousepad y un buen teclado. Las personas que no trabajan de forma ergonómica suelen forzar más sus manos".

Tip: hacer pausas para sacar a las manos de la típica posición de tipeo. Para esto bastan cinco minutos por hora, en los que hay que estirar bien los dedos y elongar los antebrazos.

El teléfono móvil también es un factor de riesgo. ¿Por qué? Lehnert afirma que en este caso el más afectado es el pulgar. "La mayoría de la gente maneja su teléfono móvil con una sola mano, lo que supone un esfuerzo antinatural para la articulación del pulgar. Esto se debe a que, en realidad, no está diseñado para esos movimientos de deslizamiento. Mucha gente viene a la consulta y ya sabe lo que pasa. Dicen "tengo un pulgar de teléfono móvil". Esto aumentó mucho con el coronavirus, ya que cada vez más personas usan los servicios de mensajería para comunicarse.

Tip: Para los pulgares es mucho menos estresante manejar el dispositivo con ambas manos.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios