viernes 7 de mayo de 2021
SALUD | 26-04-2021 09:52

Cómo combatir la candidiasis

Picazón o cambios en el flujo te pueden alertar para tratarla consultando al médico. Pero, además, es fácil de prevenir tomando algunas medidas sencillas en tu día a día.

Cándida es el nombre científico de una levadura. Es un hongo que vive en casi todas partes, incluso dentro del cuerpo. Por lo general, el sistema inmunológico mantiene los hongos bajo control. Pero al estar enfermos o tomar antibióticos, pueden multiplicarse y causar una infección. Cuando este coloniza el área vaginal, se convierte en un hongo agresivo capaz de ocasionar muchas molestias y picazón.

Las mujeres con diabetes tienen más riesgo de sufrir esta infección, en especial si no logran mantener en equilibrio sus niveles de glucosa. También durante el embarazo y antes de la menstruación hay mayor riesgo de contraerla.

Principales síntomas:

Cambios en el flujo vaginal: Este suele transformarse en una secreción blanquecina, espesa y abundante, de aspecto similar al requesón.

Molestias en la zona genital: La infección puede producir dolor, picazón o ardor, malestar al orinar o también al mantener relaciones sexuales.

Durante la exploración médica: La piel que recubre la vagina se ve muy enrojecida, como si estuviera en carne viva.

Cómo se trata:

• El tratamiento de la candidiasis suele consistir en la administración de medicamentos específicos para hongos, en forma de cremas, cápsulas y óvulos. En ningún caso, se los debe tomar por cuenta propia. El médico es el que debe valorar qué tratamiento es más adecuado en cada caso.

• La mayoría de las veces la infección desaparece sin complicaciones con el tratamiento indicado y siguiendo los consejos del especialista sobre medidas de higiene.

• En algunos casos, las molestias pueden llegar a ser intensas, pero es muy importante evitar rascarse o tocar la zona, ya que pueden producirse heridas que se infecten y agraven aún más la candidiasis.

• Si tenés candidiasis, revisá tu alimentación, sobre todo durante las primeras semanas del tratamiento. Las harinas, los azúcares refinados y los lácteos (excepto el yogur) pueden agravar el trastorno. En cambio, el ajo, el col, el brócoli y las infusiones de manzanilla, tomillo, jengibre, canela o melisa te pueden ayudar a controlarla.

Precauciones:

Mantener la higiene íntima pero evitar utilizar productos que puedan variar el pH de la zona, como jabones agresivos, desodorantes o perfumes.

Los antibióticos pueden favorecer este tipo de infecciones vaginales. Si tenés que tomarlos por algún motivo, es aconsejable que tomes probióticos, como yogures con lactobacilos o bífidus, para evitar que proliferen los hongos. Tomar corticoides también aumenta el riesgo de sufrir candidiasis.

El uso de medicamentos que combaten los hongos (sin receta médica) puede hacer que estos se vuelvan resistentes al tratamiento. Consultá a tu médico/a.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios