sábado 23 de enero de 2021
SALUD | 16-12-2020 12:45

Cómo prevenir las micosis de verano

Los hongos se contagian con más facilidad durante el clima cálido, en vestuarios y piscinas. Descubrí cuáles son los hábitos para mantener tus pies bien protegidos.

Las infecciones micóticas o fúngicas están provocadas por hongos que infectan la piel y faneras (uñas, por ejemplo). Son enfermedades frecuentes, contagiosas y curables con un tratamiento correcto.

Están determinadas por un agente productor: el hongo en un huésped susceptible. En general, los hongos son microorganismos que crecen mejor en condiciones de humedad y calor. Por ello, muchas micosis suelen contraerse en lugares públicos como piscinas, duchas o vestuarios, lugares frecuentados por mucha gente y donde se dan las condiciones requeridas de humedad y calor.

A nivel ungueal, de la uña, los factores que las generan son los microtraumatismos crónicos (calzado inadecuado), los traumatismos directos y los hematomas subungueales.

Las micosis más frecuentes:

Existen diferentes tipos de micosis, entre ellas, la pitiriasis versicolor, el pie de atleta y la onicomicosis.

La pitiriasis versicolor es causada por el crecimiento de hongos en la piel. Suele afectar a los adolescentes y adultos jóvenes con mayor frecuencia. No es contagiosa.

En el pie de atleta, frecuente en el adulto, el contagio es por contacto piel a piel. Se inicia con una descamación y luego se ve una grieta rosada.

Por último, la onicomicosis es una infección producida por hongos que afecta a las uñas, principalmente a las de los pies, que se presentan de color amarillento, engrosadas y con separación de la lamina ungueal.

Cuáles son los tratamientos:

Puede emplearse medicación antifúngica tópica ( en crema, spray) y sistémica (pastillas). De acuerdo al tipo de infección y extensión se indicará una u otra vía. Con respecto a la afectación ungueal se puede hacer tratamiento laser.

Consejos para evitarlas:

El pie de atleta puede prevenirse con el uso de ojotas en lugares públicos como duchas, piletas, vestuarios, etc. Además, es fácil que el hongo crezca si existen condiciones de humedad y calor, por lo que es recomendable tomarse un tiempo tras la ducha para secarse bien los pies, en especial entre los dedos y usar un calzado que facilite la transpiración.

No compartir toallas, alicates ni limas, ya que son de uso personal. Desinfectar los alicates de uñas después de cada uso. Siempre elegir un salón de uñas que utilice herramientas de manicura esterilizadas para cada cliente.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios