miércoles 25 de noviembre de 2020
SALUD | 02-11-2020 16:24

Cómo mejorar el síndrome del ojo seco

Si bien hay muchos tratamientos disponibles para esta afección, algunos alimentos también pueden colaborar para combatirla.

El síndrome de ojo seco se define como la falta o la mala calidad de la película lagrimal, necesaria para una correcta visión. Siendo la patología de la superficie ocular más común, afecta a aproximadamente entre un 10 y un 20% de la población adulta y se da con mayor frecuencia en mujeres.

La protectora Vitamina C
Leé también
La protectora Vitamina C

Los principales síntomas son irritación del ojo, sensación de cuerpo extraño y molestias con la luz; incluso todo esto puede derivar en una pérdida transitoria de la agudeza visual.

Este síndrome es un trastorno que produce mayor afección con el correr de los años y su incidencia aumenta en pacientes con enfermedades autoinmunes, mujeres postmenopáusicas y en usuarios de lentes de contacto. Todos ellos tienen como denominador común un déficit funcional de la lágrima debido a la disminución de su producción o a la excesiva evaporación.

Principales causas:

Entre las causas ambientales que pueden generarlo se pueden mencionar la exposición a aires acondicionados, al viento y al sol. También puede producir por hábitos como el tabaquismo y el uso de medicamentos. A su vez, existen múltiples causas tales como trastornos hormonales, inmunitarios, factores ambientales, déficit en la calidad nutricional, muchos de los cuales tienen tratamiento.

Alimentos aliados:

  • Si bien hay diversas opciones terapéuticas disponibles para esta patología, como el uso de sustitutos lagrimales, la modificación del hábito nutricional ha demostrado excelentes mejorías en los componentes de la lágrima. Para aumentar la secreción lacrimal se debe aumentar el consumo de alimentos ricos en omega-3, cuya acción es antinflamatoria. Se puede tomar también en forma de suplementos. Consultá a tu oftalmólogo/a. 
  • Entre los alimentos ricos en omega 3 se encuentran los pescados de agua fría, frutos secos y aceite de oliva.
  • Es fundamental para potenciar la acción del omega 3 elevar el nivel de la ingesta de antioxidantes como la vitamina C y E y los polifenoles.
  • Para ello se pueden consumir cítricos como naranja, mandarina, frutilla, kiwi –que aportan vitamina C– y aceites, vegetales de hoja verde como el brócoli, cereales tipo copos y polifenoles como el vino tinto y chocolate, que aportan vitamina E.

Consejos:

  • Hacé una pausa cada 10 minutos para proteger sus ojos y tratá de parpadear con más frecuencia para permitir que recuperen parte de la humedad que han perdido.
  • No te expongas al viento o a los movimientos de aire, como los aires acondicionados o los ventiladores, ya que podrían secar aún más tus ojos.
  • Para contrarrestar sus efectos y aliviar los síntomas podés colocar un humidificador en el mismo espacio.
  • Alejate del humo del tabaco.
  • Usá siempre lágrimas artificiales: son inocuas y no crean dependencia.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios