miércoles 21 de abril de 2021
SALUD | 15-03-2021 12:38

Cómo combatir los celos

Este tipo de problemática es muy frecuente en las relaciones, tanto de pareja como con amigos y familiares. La clave está en fomentar la autoestima y aumentar nuestra seguridad.

El celoso cree que ama demasiado y por eso siente celos. Muchas veces también necesita que lo celen porque interpreta que estos sentimientos son demostraciones de amor, lo que es una creencia errónea.

Generalmente, los celos son infundados y provocados por pensamientos o imágenes internas que desencadenan la sensación de inseguridad y desconfianza en uno mismo. Pero, por suerte, es posible dominarlos y superarlos, trabajando en uno mismo.

Recomendaciones:

Cada vez que sentimos celos es importante pensar si son infundados o si la otra persona está generando realmente situaciones que provocan el sentimiento de inseguridad. También es importante revisar con cuánta frecuencia aparecen estos sentimientos y en cuántas relaciones nos pasó lo mismo. Recomendaciones para trabajar en uno mismo:

1. Elevar la autoestima: aprender a quererse y a valorarse, ya que las inseguridades y los celos están directamente relacionados a las inseguridades internas.

2. Lograr la interdependencia en las relaciones: así las personas mantienen áreas de sus vidas interdependientes y comparten otras con altos grados de intimidad y afectividad.

3. Confrontar adultamente aquellas voces o imágenes internas (diálogos internos) que nos hacen dudar de las relaciones que establecemos con los otros y reemplazar aquellos pensamientos o imágenes negativas por aquellas que fomenten nuestra seguridad y confianza.

4. Hablar con los seres que queremos acerca de nuestras inseguridades.

5. Pedir lo que necesitamos: muchas veces precisamos ser cuidados, acariciados, mimados y en vez de pedirlo directamente lo disfrazamos con reclamos que no hacen que recibamos lo que finalmente necesitamos, que es afecto.

6. Bajar la omnipotencia y saber pedir ayuda.

7. Buscar ayuda terapéutica: si sentimos celos con las relaciones en general y ya esto genera una situación tal que perjudica nuestras relaciones con los demás -y nuestra propia calidad de vida-, es cuando se debe pedir ayuda a un profesional, ya que la situación está tomando un nivel de importancia en la vida que ya la persona por su propia cuenta, no la puede manejar.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios