domingo 1 de agosto de 2021
SALUD | 22-02-2021 09:50

8 respuestas sobre el ataque al hígado

Una alimentación saludable es esencial para que funcione correctamente y para acelerar la recuperación si está dañado o enfermo. Aprendé a cuidar tu órgano depurativo por excelencia y notarás los efectos en una mayor vitalidad y tu bienestar general.

1. ¿Cómo funciona el hígado?

El hígado actúa como un filtro de toxinas entre el intestino delgado y el resto del cuerpo. Ayuda a limpiar la sangre de drogas, hormonas y otras sustancias químicas que pueden dañar al cuerpo. Destruye y elimina gérmenes y otros invasores que han logrado atravesar las paredes del aparato digestivo e ingresado a la sangre. Ayuda al cuerpo a utilizar los alimentos como nutrientes y a mantener el equilibrio de glucosa, proteínas, grasas, colesterol, hormonas y vitaminas. Produce bilis, una sustancia necesaria para digerir las grasas, y también aminoácidos, triglicéridos, colesterol y glucosa. Almacena vitaminas, minerales y glucógeno (una forma de glucosa que proporciona energía al cuerpo), Obtiene hierro de los glóbulos rojos y participa en la coagulación de la sangre.

2. ¿Qué rol cumple en el cuerpo?

Cuando se ingieren los alimentos, los nutrientes viajan por el esófago y llegan al estómago para seguir luego a los intestinos. Estos órganos descomponen y disuelven el alimento, que son absorbidos por el torrente sanguíneo. La mayoría de estas pequeñas partículas viajan desde los intestinos hasta el hígado, el cual filtra y convierte el alimento en nutrientes que el torrente sanguíneo lleva a las células que lo necesitan. El hígado almacena estos nutrientes y los libera durante el día, a medida que el organismo va necesitándolos.

3. ¿Cuáles son los síntomas de que no anda bien?

Cuando el hígado protesta en el mejor de los casos envía algunas señales, otras veces las enfermedades hepáticas avanzan silenciosamente. Algunos de los síntomas que deberían motivar la consulta son:

Sensación de pesadez luego de comer.

Coloración amarillenta de la piel y conjuntivas.

Problemas digestivos.

Halitosis o mal aliento.

Orina oscura.

Aclaración del color habitual de la materia fecal.

Dolor en la parte superior derecha del abdomen.

Malestar general.

Cansancio.

Pérdida de peso.

Alergias.

Formación de hematomas con facilidad sin causa identificable.

4.¿Qué es un "ataque al hígado"?

Lo que comúnmente se llama “pataleta o ataque al hígado” se refiere a un conjunto de síntomas que padecen algunas personas luego de una sobreingesta calórica, con grasas saturadas, hidratos de carbono y alcohol. El malestar típico de la indigestión por papas fritas, huevos fritos con pan y vino, se debe a un transitorio estado de exigencia en la vesícula, pequeño órgano ubicado debajo del hígado que almacena la bilis necesaria para degradar las grasas. La indigestión o dispepsia puede deberse, además de al exceso de alimentos y bebidas, a varios otros factores. Comer demasiado rápido, hacerlo en momentos de estrés o de mucha exigencia emocional, consumir algunos medicamentos, o el cansancio excesivo. Los síntomas más frecuentes son cefaleas, diarreas y vómitos.

5. ¿Cómo "sanar" al hígado?

Consumir agua mineral es muy importante, dado que este líquido limpiará el hígado y los riñones. Pero tratar de no ingerirla en grandes cantidades durante las comidas para evitar que los ácidos del estómago se diluyan y no cumplan su función en la digestión.

Consumir alimentos frescos y libres de conservantes; asimismo, evitar las carnes que vengan en conservas y disminuir el azúcar, pues el hígado la transforma en grasa y en colesterol.

Evitar momentos tensos durante las comidas, la alimentación siempre se debe dar en un clima de tranquilidad y calma, además, masticar bien los alimentos para lograr un debido proceso de digestión.

Acostumbrarse a consumir las proteínas de fuentes diversas y no sólo de carnes. Las legumbres, cereales, granos y frutos secos y semillas también son saludables fuentes de proteínas.

Reducir las grasas saturadas (lácteos enteros, repostería, carnes)que generan un enorme daño a nuestro hígado. Limpiar los intestinos cada quince días consumiendo ciruelas o cualquier otra fruta que ayude a hacerlo.

Practicar sexo seguro. Una de las enfermedades de transmisión sexual es la hepatitis. Hay varios tipos de hepatitis, pero la más peligrosa es la hepatitis C, que es mortal y todavía no tiene vacuna 

Vacunarse contra la hepatitis A y B.

Practicar actividad física regularmente: ayudará a eliminar toxinas del cuerpo, alivianando las tareas del hígado.

Protegerse de los golpes. Al practicar deportes violentos o extremos, evitar recibir golpes en la zona del hígado, ya que un impacto fuerte basta para dañarlo.

6. ¿Cuáles alimentos son amigos?

Los siguientes favorecen el funcionamiento del hígado:

Frutas y verduras crudas (o en jugos) ricas en vitaminas C (cítricos, frutillas, ananá, kiwi, col, perejil) y A (zanahorias, pimientos).

Hidratos de carbono complejos procedentes de cereales integrales (trigo, avena, pan integral), papas, frutas (especialmente las uvas), y verduras para que el hígado pueda aumentar su reserva de azúcares.

Pescados blancos a la plancha o al vapor por su riqueza en vitamina B12.

Carnes magras a la plancha, asadas sin grasa o al vapor.

Alimentos ricos en folatos como las verduras de color naranja y verde oscuro (zanahorias, tomates, acelgas), la palta, el pan de centeno y la levadura de cerveza.

Aceite de pescado porque es rico en vitamina K.

Aceite de oliva virgen, siempre crudo, aliñando ensaladas y verduras, ya que es un verdadero remedio terapéutico para el hígado.

Ensaladas de rábanos, diente de león, apio, perejil, tomate, cebolla cruda, pimiento rojo, escarola, lechuga.

7. ¿Cuáles comer con moderación?

Se recomienda consumir con cuidado los siguientes alimentos:

Grasa saturada de origen animal o vegetal.

Huevos (nunca fritos) y salsas o postres que los contengan (mayonesa, flan…).

Lácteos enteros (es mejor tomarlos descremados).

Café, cacao y otras bebidas excitantes.

Dulces, pastelería y alimentos azucarados.

Nueces, almendras, avellanas, aceitunas, manteca, aceite y quesos muy grasos.

Pescados grasos (salmón, sardina, anchoa, caballa, arenque y atún).

Fruta poco madura o verde Col, coliflor, arvejas, espinacas, acedera y tomates.

8. ¿Cuáles alimentos evitar? 

Para tener un hígado sano evitar:

Bebidas alcohólicas y gaseosas.

Especias fuertes: pimienta, clavo, mostaza y vinagre.

Comidas grasas y muy condimentadas.

Carnes grasas.

Fiambres y embutidos en general.

Fritos y salsas grasas.

Churros, buñuelos, facturas.

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios