Jardín y mascotas

Pollitos en casa

Criarlos puede resultar una tarea divertida para los niños, pero requieren de cuidados y mucha dedicación.

Algunos niños suelen recibir de regalo un pollito para criarlo en casa y que jueguen con él, pero en realidad se trata de una mascota compleja, que requiere de cuidados y mucha dedicación para que crezca saludable y tenga un buen desarrollo. No sólo se trata de tener ganas de criar pollitos, sino que también hay que informarse sobre qué es lo que necesitan.
En términos de gastos, mantener pollos es relativamente económico comparado con otros animales; sin embargo, el alimento es un gasto necesario
continuo, y las facturas del veterinario pueden sumar si uno o más de tus pollos se enferman. También tendrás que invertir en un gallinero. Los pollos no demandan mucho tiempo, pero tendrás que alimentarlos y darles agua todos los días, mantener su gallinero limpio y recoger sus huevos 1 o 2 veces al día.
Si planeás irte de viaje por más e 2 días, deberás buscar una persona que los cuide. Lo primero que tenés que saber es que existen distintos tipos de pollos, y su elección dependerá del empleo que se les quiera dar; es decir, si los quiero para que pongan huevos, por ejemplo.
Algunas de las variedades son pollos cobb, pollos ross y pollos hubbard.
Una vez elegido el tipo de pollito que vas a criar, hay que determinar la zona donde los vas a ubicar. Esta debe estar desinfectada y tendrá que tener un tamaño acorde con la cantidad de pollitos que quieras tener. Puede haber 8 pollos por metro cuadrado.
Lo segundo es prepararles un colchón, ya sea de aserrín, paja o cualquier otro material que absorba la humedad y no sea tóxico para las aves. También debés ponerles agua y asegurarte muy a menudo de que esté limpia. Lo último será cubrir toda el área destinada a los pollitos para resguardarlos de climas extremos y corrientes de aire y para que la temperatura siempre sea más o menos la misma.
Según vayan creciendo, dejalos ir saliendo del corral para que se vayan familiarizando con el exterior. Aunque el alimento estándar para los pollos es la avena, alimentalos con variedad de comida; por ejemplo, maíz molido. También les gusta la salsa de manzana y las migajas del pan.
Te aconsejamos que pongas, además, una lámpara, normalmente de unos 250 vatios, para darles calor. Observá si los pollitos se sitúan debajo de
ella. Si esto pasara, significaría que tienen frío y tendrías que poner una lámpara de mayor voltaje.
Estas son nociones básicas que te permitirán poder criar a los pollitos fácilmente y en tu propio jardín. Te resultará muy sencillo y le darás una alegría a tus hijos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *