jueves 29 de julio de 2021
SOCIEDAD | 02-07-2021 11:20

Hipnosis: El método antiansiedad que vuelve a ser tendencia

Es una herramienta clásica de la psicología que puede ayudar al tratamiento de problemas como el dolor crónico, ansiedad, depresión e insomnio, entre otros. Varios famosos han incursionado en ella en estos últimos tiempos, y con buenos resultados. Te contamos de qué se trata.

La hipnosis, también denominada “hipnoterapia”, es la inducción de un estado mental en el cual la naturaleza normalmente crítica o escéptica de la persona se anula y posibilita la sugestión. La hipnosis se puede comparar con la meditación, la que generalmente implica un “estado de quietud de la mente”. Suele realizarse con la ayuda de un terapeuta que utiliza la repetición verbal e imágenes mentales. Cuando una persona se encuentra bajo los efectos de la hipnosis, se suele sentir tranquila y relajada y está más dispuesta a recibir sugerencias.

La hipnosis está muy consolidada como herramienta para el abordaje del dolor crónico y agudo, en ansiedad y depresión, en insomnio, en tabaquismo y en otras áreas de la medicina como son la preparación a la cirugía o al parto, en oncología, trastornos gastrointestinales, asma o hipertensión. También puede utilizarse en trastornos psicosomáticos y para favorecer cambios de aspectos concretos de la personalidad, como la autoestima, la seguridad o fobias frente a exámenes. Pero nunca es una terapia curativa.

Es falso que en estado de hipnosis puedas decir o hacer algo en contra de tu voluntad, ni que te puedes quedar en un estado de trance
La hipnosis es como hacer psicoterapia, pero de un modo no racional, sin pasar por el filtro de la razón.

De moda entre las celebridades:

Muchos famosos han recurrido y recurren a la hipnoterapia para tratar la depresión, ansiedad y adicciones.

Por ejemplo, el actor Matt Damon lo hizo para dejar de fumar; Sylvester Stallone la utilizó varias veces para potenciar su creatividad y de ahí (aseguran) nació Rocky; Bruce Willis sufría bullying de chico por su tartamudez y la hipnosis lo ayudó a superar su trastorno del lenguaje cuando ingresó al mundo del cine; Albert Einstein se hipnotizaba todas las tardes para desarrollar sus ideas y estimular su creatividad; Charlize Theron reveló que gracias a esa técnica hoy lleva una vida mucho más saludable.

Últimamente, la actriz norteamericana Reese Witherspoon reveló que recurrió a esta terapia para superar sus ataques de pánico durante la filmación de una película (ver recuadro). En conclusión, la hipnosis puede ser una alternativa más para ayudar a recuperar la salud y el bienestar.

Es falso que en estado de hipnosis puedas decir o hacer algo en contra de tu voluntad, ni que te puedes quedar en un estado de trance

Cuándo se puede aplicar:

Antiestrés: la hipnoterapia puede ser un método eficaz para afrontar el estrés y la ansiedad. En particular, antes de un procedimiento médico.

Control del dolor: puede ayudar a aliviar el dolor ocasionado por quemaduras, cáncer, parto, síndrome del intestino irritable, fibromialgia, problemas de la articulación temporomandibular (bruxismo), procedimientos dentales y dolores de cabeza.

Sofocos: puede aliviar los síntomas como los calores asociados a la menopausia. Cambios en el comportamiento: se ha utilizado en el tratamiento para el insomnio, la enuresis nocturna, el tabaquismo y el consumo excesivo de alimentos.

Efectos secundarios del tratamiento oncológico: ayuda a aliviar los relacionados con la quimioterapia y la radioterapia.

Trastornos de salud mental: puede ayudar a tratar los síntomas de ansiedad, fobias y estrés postraumático.

La hipnosis llevada a cabo por un terapeuta o profesional de la salud capacitado se considera un tratamiento médico seguro, complementario y alternativo. Sin embargo, es posible que la hipnosis no sea adecuada para personas con una enfermedad mental grave.

Es falso que en estado de hipnosis puedas decir o hacer algo en contra de tu voluntad, ni que te puedes quedar en un estado de trance
La hipnosis es una herramienta de la psicoterapia que da acceso de forma indirecta a la persona a su propia mente, permitiendo cambios más naturales y rápidos.

¿Cómo es una sesión?

Las sesiones son de 45 minutos y constan en principio de entrevista, entrada, intervención y salida del trance.

Siempre se combina con psicoterapia y, en algunos casos, con tratamiento farmacológico.

Hay dos tipos de hipnosis: la clásica, que tiene un enfoque más directivo y general, con sugestiones específicas y claras acerca del tema que lleva a una persona a la consulta de salud mental. Es la hipnosis que tenemos más en nuestra cabeza, con frases como "vas a sentir que el brazo pesa cada vez más...", mientras el paciente percibe que aumenta su capacidad de concentración.

Y también se trabaja la llamada hipnosis ericksoniana, que emplea metáforas a medida del paciente y, además de ayudarlo a conectar con su problema, tiene un simbolismo que permite una mejor adaptación del inconsciente. Es más sutil que la hipnosis clásica.

El terapeuta explicará el proceso de hipnosis y analizará los objetivos del tratamiento. Luego, hablará, por lo general, en un tono amable y tranquilo, y describirá imágenes que creen una sensación de relajación, seguridad y bienestar.

Cuando la persona se encuentra en un estado receptivo, el terapeuta sugerirá maneras de alcanzar los objetivos, como reducir los dolores, la ansiedad o eliminar los deseos de fumar.

El terapeuta también puede ayudar a visualizar imágenes mentales vívidas y significativas para el paciente. El proceso hipnótico se trata de desmenuzar lo que le ocurre al paciente y el significado de eso que le ocurre, algo semejante a lo que se trabaja en psicoterapia de forma consciente.

Al finalizar la sesión, se puede salir de la hipnosis por sí solo o puede ayudar el terapeuta a salir del estado de relajación.

Con el tiempo, se puede practicar la autohipnosis. 

Es muy importante elegir un terapeuta o profesional de la salud que esté calificado para realizar esta terapia. Es esencial buscar la recomendación de alguien de confianza, que esté capacitado en un campo como la psicología o la medicina. Solo deben aplicarla profesionales del ámbito sanitario con conocimiento de la mente humana.

Es falso que en estado de hipnosis puedas decir o hacer algo en contra de tu voluntad, ni que te puedes quedar en un estado de trance
La hipnosis puede ser útil como recurso para dejar de fumar.

Principales mitos:

A diferencia de la manera en la que suele mostrarse la hipnosis en las películas o en la televisión, no se pierde el control sobre el comportamiento mientras se está bajo hipnosis. Por lo general, la persona se mantiene consciente y recuerda lo que pasó durante la sesión.

Es falso que en estado de hipnosis se pueda decir o hacer algo en contra de nuestra voluntad, ni que la persona pueda quedar en un estado de trance. Tampoco permite aumentar la memoria más allá de la que uno tenga, ni recordar cosas que se han olvidado, ni plantear vidas pasadas.

Existe suficiente evidencia científica sobre los beneficios de esta herramienta psicológica en diversos trastornos y contextos: potencia el tratamiento psicológico, los efectos de la terapia son más prolongados en el tiempo y se reduce la duración del tratamiento.

Mientras que la hipnosis puede ser efectiva para ayudar a las personas a afrontar el dolor, el estrés y la ansiedad, la terapia cognitivo-conductual se considera el tratamiento de primera línea para estos problemas. Sin embargo, la hipnosis no es adecuada para todos. Por ejemplo, es posible que no seas capaz de entrar en un estado de hipnosis suficiente como para que te resulte efectiva. Algunos terapeutas creen que mientras más probable sea que te hipnoticen, más probable es que te beneficies de la hipnosis.

Es falso que en estado de hipnosis puedas decir o hacer algo en contra de tu voluntad, ni que te puedes quedar en un estado de trance
Reese Witherspoon

La experiencia de Reese Witherspoon:

La actriz y productora contó recientemente que la hipnosis le permitió superar sus ataques de ansiedad al filmar la película Alma Salvaje. Su testimonio.

• La actriz, ganadora de un Oscar, reveló que aplicó la hipnosis para calmar su ansiedad y sus ataques de pánico durante el rodaje de la película Alma salvaje (entre 2013 y 2014), la adaptación del libro Salvaje, el bestseller de Cheryl Strayed.

• Si para la escritora -que además de narrar la historia la había vivido en primera persona- fue difícil caminar en casi completa soledad durante casi 1800 kilómetros, el desafío tampoco fue fácil para la actriz.

• “Me sometí a hipnosis, estaba asustadísima. Tuve ataques de pánico durante tres semanas antes de empezar”, explicó.

Witherspoon vio que tenía varios temas difíciles para enfrentar: “estaba el tema de la desnudez, el sexo, la cuestión de tomar drogas, pero también estar sola delante de la cámara sin más actores. Nunca había estado rodando escenas sola durante días y días”, contó, pero la hipnosis la ayudó a superarse y lograr filmar una película de éxito.

 

Fuente: Mayo Clinic

at Silvia Pardo

Galería de imágenes

Comentarios