jueves 29 de julio de 2021
SOCIEDAD | 16-06-2021 08:23

Tomá el control de tu tiempo

Prioridades, planificación y atención son algunas de las claves para lograr "domar" a los escurridizos minutos del reloj.

En nuestra sociedad pareciera que, cuanto más ocupados estamos, más productivos somos. Afirmar "no tengo tiempo" puede verse como sinónimo de efectividad. Esta es una falsa creencia, porque podemos vivir ocupados y ser personas totalmente improductivas.

¿Qué hay entonces detrás de esta famosa frase? Mucho más que falta de tiempo… Sentir que no hay tiempo genera ansiedad y angustia, sensación de falta de control, limita el disfrute y produce estrés. Pareciera que el tiempo se escurre sin que podamos hacer nada para evitarlo.

¿Qué es el tiempo?

Es la vida misma. Por el simple hecho de estar vivos, tenemos tiempo, de lo contrario ya no estaríamos en este mundo. Cuando decimos no tengo tiempo, estamos en realidad diciendo no tengo vida. Decir eso también es una excusa socialmente muy aceptada, que a menudo usamos para evitar hacer algo o eludir a alguien.

Tomá el control de tu tiempo

Depende de cada uno decidir cómo ocupa el tiempo. Hay una frase que dice "La mejor receta para el estrés es aprender a decir "no". Cuando acusamos falta de tiempo, lo correcto sería reconocer que aún no sabemos decidir nuestras prioridades. Quien está alineado con su propósito, tiene claras sus prioridades. No se puede gestionar el tiempo, sí se pueden gestionar las prioridades. El ser humano tiene la "libertad de". La clave es hacerlo conscientemente. ¿Tenés en claro tus prioridades?.

Cuatro consejos:

Organizar el trabajo o actividades es tan importante como su ejecución.

1. Planificación: es la clave para eliminar esta sensación de que el tiempo se va inexorablemente, porque permite administrar el tiempo de una forma ordenada y predecible. Nuestro cerebro se paraliza frente a la incertidumbre y el desorden.

2. Priorizar lo más importante de cada día: armar una agenda muy ajustada y repleta de compromisos no es realista. Llevar una lista de pendientes, escribiendo en el papel absolutamente todo. No hay nada mejor que tener una mente despejada.

3. Detectar los ladrones de tiempo, tareas que hacemos en automático, que nos roban muchísimo tiempo y nos sacan productividad. Los ladrones de tiempo se llevan nuestra vida. Entre ellos podemos mencionar a las redes sociales, la televisión o la rumiación mental.

4. Mejorar nuestro enfoque y atención. Podríamos aumentar nuestra productividad entre un 20 y 40 por ciento si tuviéramos menos distractores y elimináramos interrupciones. Los celulares y pantallas son los mayores distractores: una persona mira su teléfono celular en promedio 220 veces al día.

El tiempo es un recurso preciado que nos regala la vida para cumplir nuestro propósito. No tiene retorno, pero abre un mundo de posibilidades a futuro. Si a partir de hoy al despertarte te dijeras: "Tengo todo el tiempo del mundo" ¿Cómo cambiaría tu sentir? ¿Y cómo podría cambiar tu vida?.

 

Roxana Anahí Timo

Médica M.N. 88956

Health Coach

@dra.anahitimo

at Redacción Mía

Galería de imágenes

Comentarios