domingo 2 de octubre de 2022
SALUD | 23-12-2021 13:02

5 mitos sobre la protección solar

Existen aún muchas falsas creencias que persisten en el pensamiento colectivo y debemos desmitificar para mejorar nuestra relación con el sol y así preservar nuestra salud.

El verano ya está aquí y luego de haber pasado una gran cantidad de tiempo sin contacto con el sol por la pandemia, volvemos a exponernos a la radiación solar.

Hay que tener en cuenta que la piel no ha tenido tiempo de adaptarse y se encuentra sumamente sensible. Podría existir un mayor riesgo de quemaduras solares e incidencia de cáncer de piel. Por eso, considerando dicha vulnerabilidad, hoy en día el uso de protección solar es más importante que nunca.

Sin embargo, existen distintos mitos que persisten y es necesario desmitificar. Con el objetivo de educar y prevenir distintas problemáticas que pueden darse por la exposición incorrecta al sol, La Roche-Posay, marca de dermocosmética, junto a la Dra. Leisa María Molinari (M.N. 116628), directora médica del Centro Médico de la Piel, nos comparten algunos mitos sobre la protección solar.

Debemos reforzar aún más el uso de la protección solar ya que la piel se volvió más vulnerable luego de la pandemia
Kit infaltable: Protector solar y after sun son los productos esenciales del verano.

Falsas creencias:

Los rayos UVA y UVB tienen los mismos efectos en nuestra salud: No es verdad. Los rayos UVA están presentes todo el año y representan la mayor amenaza para la salud de la piel. Incluso pueden penetrar ventanas y nubes, y dañan el ADN. Los rayos UVA son los responsables de las arrugas, alergias, manchas y cáncer de piel. Por otro lado, los rayos UVB suelen aumentar su incidencia en verano y generan daños visibles en corto plazo como quemaduras. El 95% de los rayos llegando a la tierra son UVA.

Para elegir un buen protector solar debo mirar solamente el FPS que indica en el frente del producto: Claro que no... En primer lugar, para obtener una buena protección debemos seleccionar un producto con FPS (Factor de Protección Solar) 30, como mínimo. En segundo lugar, si bien el FPS es un indicador importante, también debemos tener en cuenta que hay dos tipos de rayos que dañan nuestra piel: UVA y UVB. El nivel de protección de los rayos UVB lo mide el FPS, en cambio a los UVA se los mide con el PPD. Este número debería ser un mínimo de del FPS, es decir, que mientras más PPD, mayor protección contra los rayos UVA. Además de tener en cuenta las consideraciones anteriores, es importante consultar con un dermatólogo para cubrir las necesidades de la piel de cada uno.

El protector solar debe utilizarse solo en verano o cuando vamos a exponernos al sol: ¡No! Es fundamental liberar de estaciones el uso de protección solar para hacerlo durante todo el año y de manera diaria ya que los rayos UVA están presentes siempre. Además, debe usarse en interiores, no solo porque los rayos UVA traspasan vidrios, sino que también para proteger a la piel de la luz azul de las pantallas electrónicas, las cuales generan pigmentación y daños en la piel.

Los daños que ocasiona el sol en nuestra piel son solo a corto plazo. Otra mentira: son a corto y largo plazo debido a que son acumulativos. A corto plazo, la exposición a los rayos UV puede causar: quemaduras, alergia al sol, trastornos de la pigmentación, acné y fotosensibilidad. A largo plazo, el sol puede provocar envejecimiento prematuro de la piel y cáncer de piel.

Debemos reforzar aún más el uso de la protección solar ya que la piel se volvió más vulnerable luego de la pandemia
Frecuencia: Ponerlo 30 minutos antes de la exposición solar y renovar la aplicación cada dos horas.

Utilizar protección solar es incómodo por sus texturas poco placenteras: Para nada... Hoy en día, existen opciones para proteger nuestra piel que son casi imperceptibles, cómodas y seguras, con texturas ultrafluidas, transparentes, livianas y con acabado no graso.

Solo debe cubrirse con protector solar el rostro dado que es lo único que está expuesto: no es así. Hay zonas de nuestro cuerpo que están expuestas todo el año y debemos protegerlas igual que el rostro como son las manos y el escote. Además, en personas que llevan el pelo corto, no habría que olvidar cuello y orejas.

En conclusión:

Es importante volver a resaltar que en este contexto post encierro, debemos reforzar aún más el uso de la protección solar ya que la piel está más vulnerable.

Además, la excesiva exposición al sol puede generar graves consecuencias en la piel. Una de ellas, es el cáncer de piel, el cual se caracteriza por ser el tipo de cáncer más común (1 de cada 3 cánceres es de piel) y a su vez el que más posibilidades de ser curado tiene. De hecho, un 90 por ciento de los casos pueden ser tratados si se los detecta a tiempo.

Uso correcto del fotoprotector:

Se habla de la importancia del sol para aumentar la vitamina D, necesaria para los huesos y favorecer el sistema inmunológico, pero es importante aclarar que la exposición debe ser siempre aplicando un protector solar.

Este se debe poner 30 minutos antes de la exposición y debe ser FPS adecuado según nuestro fototipo. Renovar la aplicación cada 2 horas.

Aplicar el filtro solar en cantidad generosa y uniforme. Las orejas y los empeines son zonas muy sensibles. El cuero cabelludo es otra área que se debe proteger, más aun en el caso de que haya poco cabello o muy fino. Es bastante habitual el caso de hombres con lesiones malignas en el cuero cabelludo o en las orejas debido a la falta de cuidados en esas zonas. En estos casos los protectores solares en spray son sumamente indicados ya que permiten una correcta colocación en el cabello.

Los labios y contorno de ojos se deben proteger con lápices o barras fotoprotectoras que están formuladas específicamente para el cuidado de las zonas más sensibles. Estas tienen mayor poder de cobertura y también se utilizan en el caso de una marca o cicatriz.

 

at Redacción Mía

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios