viernes 23 de febrero de 2024
SALUD | 22-02-2013 22:33

Disfunciones sexuales: ¿orgánicas o psicológicas?

¿Son las disfunciones sexuales masculinas orgánicas o psicológicas? De seguro, la mayor parte de los pacientes afectados cree que la causa de la disfunción es una u otra, cuando en general son combinaciones entre lo orgánico y lo psicológico.

Las disfunciones sexuales, como la eréctil, en su gran mayoría son generadas por patologías claramente orgánicas como la hipertensión arterial, la diabetes y el colesterol alto entre otras. También es claro el origen orgánico cuando se trata de pacientes operados de cáncer de próstata, o cuando el paciente debe utilizar ciertos medicamentos que interfieren o impiden una buena erección. Asimismo, hábitos como el tabaquismo, el alcohol, la obesidad y el sedentarismo en un paciente con disfunción eréctil serán causas orgánicas únicas o agregadas a esa patología.

A propósito de las operaciones de próstata, muchos pacientes operados de próstata, a pesar de no haber sufrido daños ni lesiones durante la intervención, se adjudican una disfunción que lamentablemente después terminan padeciendo. En otros casos, la disfunción aparece por causas psicológicas posteriores a un diagnóstico orgánico de otra enfermedad. En estos casos lo que sucede es que se pone en marcha un círculo vicioso/psicológico que se transforma en causa de la disfunción. Por eso es importante aclararle al paciente, en casos puntuales, que se puede ser diabético y no tener disfunción alguna, y por supuesto se puede padecer disfunción sin ser diabético. Si se presentan ambas pasará algo similar al caso del huevo y la gallina: podemos discutir qué vino primero, pero no podemos negar que hay una vinculación entre ambos.

En el otro extremo de los ejemplos están aquellos en los cuales las disfunciones son claramente psicoemocionales, como producto de una ruptura de pareja, el duelo de la viudez y separaciones conflictivas que incluyan a los hijos, entre otras. En estos casos son muchos los pacientes que imaginan que los problemas son orgánicos, cuando en realidad todo pasa por la situación traumática que se está viviendo.

Algunas personas creen que la edad pone punto límite a sus relaciones sexuales y de esta forma se autoexcluyen considerando que han perdido la aptitud para un buen desempeño. Esto no es así, ni en los hombres ni en las mujeres. La actividad sexual dependerá de cada uno y también de la integración de la pareja en el encuentro sexual. Por supuesto que la edad produce una merma en el desempeño, pero de ninguna manera eso significa una disfunción eréctil.

* Médico urólogo y sexólogo, asesor para Argentina del Boston Medical Group

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario