Salud

Daltonismo, la importancia de empezar temprano

El daltonismo es una afección por la cual no se pueden ver los colores de manera normal.

Quienes la padecen, no pueden distinguir entre ciertos colores, con más frecuencia el rojo, el verde y el azul. Es una alteración congénita, es decir, presente desde el nacimiento.

En la retina hay dos tipos de células que detectan la luz, llamadas bastones y conos. Los bastones sólo detectan la luz y la oscuridad y son muy sensibles a los niveles bajos de luz.

Los conos detectan los colores y están concentrados cerca del centro de la visión. Hay tres tipos de conos: unos detectan el rojo, otros el verde y otros el azul. El cerebro usa la información que envían los conos para determinar el color que percibimos.

El daltonismo puede ocurrir cuando un tipo o más de conos están ausentes, no funcionan o detectan un color diferente de lo normal. Sin embargo, ¿todos los pa-
cientes daltónicos ven igual? No: hay distintos grados de daltonismo.

Algunas personas con deficiencias leves detectan los colores normalmente cuando hay buena luz pero tienen dificultad en una iluminación tenue. Otras, no pueden distinguir ciertos colores bajo ningún tipo de luz. La forma más grave de daltonismo, en la cual todo se ve en distintos tonos de gris, es poco común.

Si bien suele afectar a ambos ojos por igual y se mantiene estable a lo largo de toda la vida (no empeora ni mejora), cuando es severo, los tres tipos de conos están ausentes. En casos leves, cuando los tres tipos de conos están presentes pero uno de ellos no funciona bien, se detecta un color diferente al normal.

El diagnóstico se suele hacer en los primeros años de vida, cuando los papás o las maestras comienzan a notar que los niños confunden o no reconocen correctamente los colores. También es frecuente que en niños pequeños exista cierta confusión pero, al realizar las pruebas un poco más adelante, desaparece. Por eso es importante repetir las pruebas de detección de daltonismo realizadas en niños pequeños a los 5 o 6 años de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *