Familia

Parejas: cuando el deseo se va

Cómo hacer para evitar que el amor se desvanezca con el correr de los años.

Así como a la atracción la despiertan factores químicos, psicológicos, etcétera, el paso del tiempo y un sinnúmero de circunstancias pueden hacer estragos en él. Pasión y enamoramiento suelen ir tan de la mano como los amantes que recién se cruzan. El tema es cómo transformarlos en construcción para lograr que un vínculo no sea un castillo de naipes.
La falta de deseo puede llegar a constituirse en una patología si se vuelve crónica. Los especialistas encuentran multiplicidad de explicaciones tan complejas como cada individuo y su pareja: cuestiones psicológicas, fisiológicas, ansiedades, el ritmo de la vida moderna…
La pregunta del millón es: ¿hay vuelta atrás en una relación cuando el deseo se esconde?
Cuando la líbido se oculta, es importante:

✔No esconder la situación bajo la alfombra: muchas parejas evitan abordar el tema del desencuentro en sus comienzos y lo dejan crecer hasta que no queda demasiado por hacer. Es importante entender que no necesariamente significa desamor, sino que puede ser producto de circunstancias externas internas de uno – o de los dos – de los integrantes del vínculo.

✔No tomarlo como algo personal: que un hombre o una mujer esté atravesando un tiempo de desinterés en lo erótico no significa que esto esté directamente ligado a su compañero o a que haya un tercero en medio.

✔Tratar de determinar la salud emocional de la relación: cuando falla lo erótico, suelen meterse todas las emociones en la coctelera y, en lugar de
encontrar la causa del desencuentro, se agregan condimentos al mismo hasta que se torna una bola de nieve. No hay que tener miedo de pedir ayuda a un terapeuta o a un sexólogo; están acostumbrados a trabajar con estas problemáticas y pueden ser de gran ayuda.

✔Evitar la ansiedad: la falta de apetencia sexual es un proceso que no aparece de un día para el otro. Intentar una solución rápida es pretender una fórmula mágica que sólo incrementará el ruido en la comunicación.

✔Intentar abordar la sexualidad de otra manera: una pareja de larga data suele caer en rutinas que, lejos de encender el fuego, lo apagan. Si bien es casi ilusorio pensar en que se pueda revivir la pasión de los primeros tiempos, es posible redescubrirla. Aunque lo sexual no responda al ímpetu de los primeros encuentros, explorar nuevos juegos, hablar sobre los deseos e incluir al maravilloso mundo de la fantasía puede despertar de a poco a la pasión dormida.

✔Alternar los roles: muchas mujeres temen tomar la iniciativa dejando que ésta siempre recaiga en el varón. Los vínculos son de a dos y un hombre
también necesita sentirse deseado. Mostrar que el otro nos erotiza es una manera de retroalimentar el deseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *