Jardín y mascotas

Un perro aburrido

Las conductas destructivas pueden ser causadas por falta de estimulación externa. Consejos para cambiar la rutina.

El aburrimiento es una de las causas más comunes de problemas conductuales. Perros destructivos, que pasan horas ladrando, realizando movimientos repetitivos (estereotipias), que se comen sus propias heces (coprofagia) y un sinfin de situaciones conflictivas pueden ser causadas, simplemente, porque el animal está aburrido.

¿Qué puede ocurrir si no ponemos solución al problema? Las conductas descritas son la consecuencia de una situación prolongada de falta de estímulos externos, energía acumulada, desorden en los horarios, carencia de ejercicios físicos y mentales que estimulen al perro que pueden provocarle fuertes cuadros de estrés, ansiedad y depresión.

¿Cómo solucionarlo? Es importante la estimulación física; por ejemplo, aumentando el número de paseos, obligándolo a practicar algún deporte, como bicicleta, patines o agility.
Es necesario ampliar el tiempo de juego. Durante los paseos, podemos emplear 10 minutos tirándole la pelota o el disco. También, establecer horarios de salida y de comida muy estrictos porque la incertidumbre le propicia al perro la ansiedad y el aburrimiento.

No olvides que incluir a tu perro en las actividades familiares también propicia que éste se mantenga activo y atento: los perros son animales sociales y, por tanto, se divierten con tu simple compañía. Promové la estimulación mental del animal, utilizando juguetes interactivos que le hagan pensar cómo conseguir un premio y juegos de inteligencia que ayudan a tu perro a resolver el conflicto que se le plantea.

Sin embargo, no tratemos de solucionar el problema comprando miles de juguetes por los que luego la mascota perderá su interés rápidamente. Cuando el perro tiene un objeto a su disposición todo el día, lo desvaloriza. Por tanto, no debe tener acceso a los juguetes a su antojo. Lo ideal es que nosotros decidamos qué juguete vamos a suministrarle y el tiempo que va a poder disfrutar de él.

Existe un juguete que reúne varias de las características anteriormente descritas. Se trata del lanzapelotas automático. En primer lugar, tendremos que enseñarle a usarlo, por lo que de esta manera estaremos ejercitando su mente. Y por otro lado, al jugar desgastará energía, hará ejercicio y combatirá el aburrimiento en los momentos en que se quede solo en la casa.

02 de septiembre de 2016

3 pensamientos en “Un perro aburrido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *