Familia

A dormir sin llanto

Bebés que lloran o se despiertan, madres y padres que no duermen: un conflicto de siempre que llega a los consultorios más que nunca. Una clave es volver a antiguos métodos.

En su libro, “Dormir sin lágrimas. Dejarlo llorar no es la solución” (Edit. El Ateneo), la psicóloga española Rosa Jové dice: “El sueño de los niños pequeños se ha convertido, en los últimos años, en motivo de preocupación para muchos padres. No era así en otros tiempos. En aquella época dormíamos con nuestros padres. Nuestros padres no esperaban que un niño pequeño se durmiera solo, ni que durmiera toda la noche de un tirón. No nos consideraban sujetos activos, sino pasivos, del dormir; no se decía ‘el niño se va a dormir’ sino ‘voy a dormir al niño. Nos dormía nuestra madre en brazos, junto a su pecho, con un rítmico balanceo y una canción de cuna”. Madres que trabajan y cientos de teorías mediante, tanto sea primeriza o vaya por el tercero, las madres se agotan con bebés que no se duermen y acumulan horas de insomnio en noches de despertares. Eso, ahora, es un conflicto.

Es muy común que los recién nacidos tengan el sueño cambiado, es decir, duermen de día y lloran de noche. Si dejamos que todo transcurra naturalmente, el sueño prolongado se va trasladando a la noche en aproximadamente 15 días.  Sin embargo, podemos acelerar el proceso para que antes de la semana, el recién nacido duerma 3 o 4 horas nocturnas seguidas:

* No dejarlo dormir durante el día más de 2 horas y media seguidas, para que ese período prolongado de sueño se traslade a la noche.

* Durante el día, en la casa, deben desarrollase las actividades de manera normal y, por la noche, se debe procurar la oscuridad y tranquilidad. Es fundamental para que el bebé comience a notar la diferencia entre una y otra.

* Un recién nacido no duerme toda la noche, se deben tener objetivos realistas para evitar la frustración.

Durante el primer mes de vida se le debe dar tiempo al bebé para que lentamente se acostumbre a su nuevo medio, si logramos controlar la ansiedad y nos armamos de paciencia, al final de ese lapso podrá dormir en su moisés unas 4 horas corridas, alimentarse y volver a dormirse tres horas más.

Leé la nota completa en el nuevo número de Mía.

4 pensamientos en “A dormir sin llanto

  1. QUE BUENA NOTA ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO .
    EL CONTACTO HUMANO MAMA O PAPA QUE TIENEN EN BRAZOS AL BEBE CON AMOR Y TERNURA JUNTO AL CORAZON Y EL SENTIR QUE EL BEBE LOS NECESITA NO PERMITIR QUE LLORE DESESPERADAMENTE AL SENTIR LA AUSENCIA EL CALOR VITAL DE QUIENES LO TRAJERON AL MUNDO.
    OJALA LO ENTENDIERAN Y PRACTICARAN NO HAY NADA QUE CALME MAS A UN BEBE QUE EL SENTIR EL LATIDO EL OLOR LA PRESENCIA DE MAMA. CON EL PASAR DE LOS DIAS SE ESTABLECE LA CALMA. UNA BISABUELA.

  2. DESDE AYER QUE ESTOY HORAS MIRANDO ESTA FOTOGRAFÍA, SOLO TENDRÍA QUE CAMBIARLE LA CARA DE LA MADRE PERO EL BEBÉ ES IGUAL A MI BEBÉ, LE DIJE QUE VINIERA A VERLA Y LE CONTÉ QUE NOS PASÁBAMOS HORAS DURMIENDO JUNTITOS ASÍ CON EL PLIEGUE EN LA MUÑECA LOS POCITOS EN LAS MANOS Y EN EL CODO Y ESA CAROTA REGORDOTA LO BESARÍA TODO PERO NO ME LA PUEDO ENVIAR POR MAIL MIRÁNDOLA CON MI HIJO NOS PASAMOS UNA HORA ABRAZADOS ES LO MÁS TIERNO QUE EXISTE

  3. Me gustó esta nota y solamente quería saliera en face, para que la lean algunas Mamis recientes, me parece interesante y más para Mamis que conozco y son primerizas.

  4. Pingback: Curso de enfermería neonatal | Revista Mia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *