Salud

Plan saludable de otoño

Plan saludable de otoño

El otoño es un momento visagra del año para el organismo.

Mientras retomamos abruptamente la actividad alta después del descanso del verano, interiormente nos vamos preparando para los meses fríos, con menos horas de sol y aire libre, sumado a los ambientes calefaccionados. El organismo va a necesitar que le proporcionemos calor interior, relajación y energía. Por eso, es la mejor estación para aumentar las defensas (a diferencia de lo que hacemos habitualmente que es esperar al invierno) limpiando el intestino grueso y repoblando la flora bacteriana con fermentos.

Según la Medicina Tradicional China en éste período del año, debemos consumir alimentos que le son más afines al pulmón y por tanto lo refuerzan. Se recomiendan, principalmente, los de naturaleza neutra y templada.

En vegetales, sobre todo los de color blanco: coliflor, cebolla, ajo, puerro, papas, nabos y semillas oleaginosas: sésamo, lino, girasol, calabaza. También tienen gran importancia los cereales que deben ser la base de la alimentación durante todo el año, granos completos como el arroz integral, la cebada y la avena que presentan una composición ideal a las necesidades del organismo, contienen hidratos de carbono, proteínas, minerales, vitaminas y fibras. Se deberían sumar legumbres (lentejas, garbanzos y soja), pescado blanco y azul, huevos y carnes magras con moderación (pollo, vacuna, cordero), frutas de otoño (mandarina, manzana, naranja) y se deben evitar los alimentos de energía fría como el azúcar, el limón y el pomelo.

Entre comer arroz blanco o integral hay un abismo. No solo por ese sabor más intenso del integral, sino también por su aporte nutritivo y su efecto equilibrante.

Al conservar el salvado, el arroz integral retiene muchos nutrientes que se pierden en el blanco. Aporta 6 veces más magnesio, 4 veces más vitamina E, el triple de fibra y fósforo y la mitad más de potasio. También triplica las vitaminas del grupo B.

Sus carbohidratos proporcionan energía de forma gradual y, junto con las vitaminas del grupo B y el triptófano, contribuyen a la estabilidad anímica.
Si se acompaña de legumbres se aprovechan más sus proteínas (8%).

  • Kiwi, refuerzo de vitamina C
  • Nueces para el corazón
  • Batata a favor de las defensas
  • Espinacas, concentración nutritiva
  • Ciruelas umeboshi para depurar
  • Hongos, los reyes de la temporada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *