Salud

Bajando un cambio con el sodio

El sodio es el principal electrolito del medio extracelular encargado de diversas funciones, entre las cuales están la transmisión y generación del impulso nervioso, contractibilidad muscular, mantención de los líquidos corporales dentro y fuera de la célula y regulación de la presión arterial.

El contenido de sodio del cuerpo varía según la ingesta alimentaria y la excreción renal. El principal órgano que regula los niveles de sodio es el riñón ya que controla su retención y excreción. “Cuando los niveles de sodio son altos, disminuye la retención del mismo por parte del riñón y aumenta la cantidad eliminada a través de la orina. Por el contrario, si los aportes son bajos, crece la reabsorción de sodio a nivel renal y disminuye su eliminación por orina, controlando así la cantidad total del organismo. A su vez, la eliminación de sodio se puede producir mediante las heces o el sudor, en situaciones como vómitos, diarrea o sudoración excesiva”, explica Rocío Emme, Nutricionista y asesora de SodaStream.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta mínima de sodio de 500 miligramos (mg) por día, sin superar los 2.000 mg diarios, es decir 5 gramos de sal
al día. La sal está compuesta por 40% de sodio y 60% de cloruro. Una cucharadita de sal, equivalente a 1 gramo, contiene aproximadamente 400 mg de sodio y es la principal fuente de sodio.

Dentro de un plan habitual de alimentación, otros alimentos con alto contenido de sodio son los quesos, las conservas, los embutidos, snacks, productos de pastelería y panadería, aderezos, entre otros. Por otro lado, los alimentos con bajo contenido de sodio son los lácteos, cereales, verduras y frutas.

La cantidad de sodio que en promedio consumen los argentinos la aportan las siguientes fuentes: 39% la sal de mesa, 44% los alimentos, 6% repostería, 3% el agua y 8% otros.
Si bien el porcentaje que aporta el agua y otras bebidas es bajo, hay que tener en cuenta que 2 litros de cualquier bebida con alto contenido de sodio cubren entre el 20% y el 25%
de la dosis de sodio recomendada por día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *