Familia

SER MAMÁ sin morir en el intento

Nuevos problemas, desafíos para los que no hay antecedentes, roles modificados: una revisión de los obstáculos de hoy para las mujeres que ocupan diferentes espacios y crían a sus hijos.

El ciclo “mujeres que hacen” que rganizó la Universidad de Palermo resultó una ocasión perfecta para repensar, reflexionar, intercambiar información y aprender sobre los nuevos roles femeninos en diferentes escenarios: trabajo, maternidad, tecnología y pareja.

Para criar un ninño no sirven

El gritón: “cuanto más grito, más probabilidades tengo de imponerme.”

El indiferente: “voy a ignorarte hasta que te sientes tan culpable y desdichado que termines por darme la razón”.

El manipulador: “voy a dar vueltas los hecos y a utilizar tus debilidades para sacar ventaja”.

El desentendido:” si no te importo, no me importás”.

El llorón: “seguiré derramando lágrimas hasta que te des por vencido”.

Si sirven

El atento: presta atención a lo que dicen sus hijos, explicar usando sus propias palabras y no la jerga de los chicos, comprende la situación y los sentimientos.

El responsable: reconoce que un problema tiene dos caras y asumo responsabilidad por sus palabras, actos y sentimientos.

El explorador: conoce el problema, pero quiero comprender la versión de mi hijo.

Los padres deben permanecer vivos, sanos, de buen humor, con capacidad de dar y recibir amor y con ganas de estar con los hijos. Para ello, hay que tener mínimamente satisfechas las necesidades personales y matrimoniales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *