Salud

Alergias e intolerancias alimentarias

Aunque a simple vista los alimentos pueden parecer inofensivos, en muchas ocasiones consumir un determinado producto puede suponer un gran riesgo para una persona.

sarpullido

Vivimos en una sociedad en la que día a día cobra protagonismo conocer nuevos aspectos relacionados con nuestro cuidado personal. Por lo tanto, nos preocupa conocer qué comemos.

La alergia y la intolerancia alimentaria son dos reacciones adversas producidas por el consumo de un determinado alimento que, en muchos casos, no sabemos diferenciar.
Las reacciones adversas a alimentos se manifiestan como una anomalía derivada de la ingestión, contacto o inhalación de algún alimento. Según las distintas manifestaciones clínicas derivadas de éstas, se dividen en tóxicas (pueden ocasionar trastornos en cualquier persona) y no tóxicas, que sólo afectan a individuos susceptibles. A su vez, estas últimas se dividen en dos subtipos: alergias e intolerancia alimentaria.

Las alergias son respuestas anormales directas del sistema inmunológico. Se subdividen en reacciones inmediatas y reacciones de efecto retardado. Producto de esta interacción se liberan grandes cantidades de histamina, la sustancia responsable de las manifestaciones clínicas de las alergias mayormente localizadas en el tubo digestivo, en la piel o en el aparato respiratorio como, por ejemplo, diarreas, asma, erupciones en la piel, entre otros.

La alergia alimentaria es fácil de detectar, su reacción es extrema y rápida, con síntomas evidentes, el alimento debe ser excluido completamente de la dieta para evitar la reacción. Mínimas cantidades pueden desencadenar reacciones graves.

La intolerancia o hipersensibilidad alimentaria, en cambio, tarda en ser detectada, su reacción es leve, con síntomas ambiguos, el consumo moderado del alimento facilita su tolerancia.

Más del 15% de la población general cree ser alérgica a algún alimento, pero los estudios realizados sugieren que el predominio real oscila en 1,5% a 2% de la población adulta.

Aunque existen más de 160 alimentos que pueden provocar reacciones alérgicas a las personas con alergias a los alimentos, la FDA identifica a 8 como los más comunes: leche, huevos, pescado (perca, lenguado, bacalao), crustáceos (cangrejo, langosta, camarones), frutos secos (almendras, nueces), maní, trigo y soja. Estos son responsables del 90 % de las reacciones alérgicas.

Es fundamental llevar a cabo una valoración y un diagnóstico correctos para evitar dietas de eliminación innecesarias, que puedan conllevar retrasos en el crecimiento y en el desarrollo de niños y déficit nutricional en los adultos.

Para ello, hoy existen pruebas de laboratorio para identificar la sensibilización de un individuo a los alimentos.

*nutricionista de Manlab Diagnóstico Bioquímico y Genómico

Un pensamiento en “Alergias e intolerancias alimentarias

  1. Pingback: Cómo tratar una alergia de contacto | Revista Mia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *