Salud

Cáncer de mama: palparse no alcanza

Si bien resulta eficaz para el seguimiento y autocontrol, el autoexamen mamario no es una buena herramienta para detectar tumores de manera precoz.

En los estadios iniciales, el índice de sobre vida libre de enfermedad es del 97%. El diagnóstico precoz por mamografía aumenta las posibilidades de curación y asegura mejores resultados estéticos.
Muchos países ya se han pronunciado al respecto: “Tocarse no es suficiente”.

Ese fue el lema del XI Congreso Venezolano de Mastología, para hacer llegar un mensaje claro que haga tomar conciencia real de la importancia de la detección precoz del cáncer de mama mediante la mamografía.

En nuestro país, todavía es alarmante el porcentaje de casos de mujeres que llegan a la consulta con estados avanzados de esta enfermedad. Sobre todo si se tiene en cuenta que el cáncer de mama es la primera causa de muerte por tumores en mujeres, con 5.400 decesos por año. La tasa de mortalidad en el país es de 20,1 cada 100.000 mujeres (datos del instituto Nacional del Cáncer).

La detección precoz se realiza esencialmente a través de imágenes (mamografía). Muchas personas todavía desconocen que el profesional mastólogo es el especialista indicado para tratar estas dolencias. Desde la Sociedad Argentina de Mastología se recomienda una mamografía de base entre los 35 y los 37 años de edad en pacientes con exámenes clínicos normales sin antecedentes familiares de cáncer de mama. A partir de los 40, una mamografía por año. En pacientes con antecedentes fuertes (familiar directo, madre, hermana) se recomienda realizar la mamografía 10 años antes de la edad de detección del cáncer del familiar más cercano. Por lo general, es a los 30 años.

Es muy importante que la mujer aprenda a conocer sus mamas. Esto es, estar atenta a la aparición de nódulos, derrames de sangre por pezón, retracción de la piel o cualquier otro signo fuera de lo común. Pero no es el autoexamen mamario el diagnóstico precoz por excelencia. Las lesiones palpables suelen tener al menos 1 cm de diámetro, lo cual significa que la enfermedad no se encuentra en sus estadios iniciales. En caso de aparición inesperada de un nódulo palpable, es importante no perder la calma y recurrir al mastólogo para su estudio y control.

En conclusión: el autoexamen puede ser útil como control individual de rutina durante el período de tiempo que transcurre entre una visita al mastólogo y la siguiente. Pero de ninguna manera debe tomarse como la única herramienta de detección de cáncer de mama.

En los estadios iniciales, pacientes con carcinoma In situ (pre-invasor), el índice de sobre vida libre de enfermedad es del 97%. Se trata de diagnósticos que en un 85% se realizaron de manera temprana por mamografía, por ser lesiones no palpables. Mientras que en etapas avanzadas el índice baja dramáticamente y se ubica en torno al 40%. El diagnóstico precoz por mamografía aumenta las posibilidades de curación y asegura mejores resultados estéticos.

*Presidente Sociedad Argentina Mastología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *