Familia

Día del Niño: cómo decir que “no” a todo lo que piden

Se acerca esta fecha tan especial, y con ella el deseo-necesidad de los padres de cumplir con todos los pedidos de los chicos. Pero ¿es sano para ellos responder a todos sus requerimientos?

El llanto y la culpa paterna.

Se acerca el Día del Niño y aumentan las publicidades sobre los diferentes productos que se ofrecen y que estimulan el deseo de consumo en los chicos. El mismo se expresa en el pedido hacia sus padres sobre lo que quieren que les compren, pero muchas veces resulta costoso y no está al alcance de éstos. Ésta situación puede provocar un estado de malestar y culpa por no poder cumplir con las expectativas y deseos de sus hijos.

¿Puede resultar traumático para el niño no tener lo que quería?

No, ya que forma parte de la vida, producto de que no siempre podemos lograr todo lo que queremos. Son aprendizajes que deben comenzar a una temprana edad, para que el chico aprenda a tolerar la frustración, todo aquello que no sale como él quiere. De esta manera, se pueden estimular pensamientos flexibles, que son con los que se interpretan las diferentes situaciones de la realidad, para lograr una adaptación saludable al medio.

No son los hechos del exterior los que nos perturban sino qué tipo de pensamientos -positivos o negativos- tenemos al momento de interpretar los distintos sucesos que se nos presentan. Un pensamiento rígido, desadaptativo, podría ser: “Si no recibo el regalo que yo quiero para el Día del Niño, me voy a poner muy mal”. En cambio, una interpretación saludable sería: “Me gustaría recibir una computadora para el Día del Niño pero si no se puede, voy aceptar otro regalo”. Es decir que de acuerdo a cómo el chico piensa es cómo se va a sentir.

*Psicólogo (matrícula N°15.159), director de Decidir Viviy Mejor y Centro de Psicología Positiva.

05 de agosto de 2014

4 pensamientos en “Día del Niño: cómo decir que “no” a todo lo que piden

  1. Me parece perfecto, yo les digo que NO a TODO. Estoy harto del comercialismo enfermizo que les meten en la cabeza a los niños, que les enseñan que exijan todo a los padres, total a ellos les regalan la plata y les compran todo capricho que se les ocurra. BASTA de adoctrinar consumistas, quiero hijos que no pidan NADA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *