lunes 23 de mayo de 2022
SALUD | 20-08-2013 23:48

¿Qué dicen de vos tus dibujos?

Los llamados garabatos de adultos se dividen en circunstanciales y fijos o permanentes. Cada uno de ellos refleja algo distinto.

Los circunstanciales responden a un estado emocional y reflejaran de qué manera se relaciona su autor con un hecho en particular. Nunca los circunstanciales pueden ser tomados como constituyentes de la personalidad de quien los realiza. Reflejan si le genera tensión, nerviosismo, irritabilidad, necesidad de reconocimiento, angustia, euforia, etc. Por ejemplo, hacer flechas mientras hablamos por teléfono, cuadraditos, cuadrículas, etc., cuando habitualmente no las hacemos.

Los fijos o permanentes son los que se realizan de manera recurrente, aquellos que surgen en forma espontánea más allá del estado anímico y se repiten sistemáticamente en el tiempo. Por ejemplo, tener como hábito dibujar cuadrados, corazones, flores, flechas, líneas, etc. Los dibujos grandes, aquellos que ocupan más de la mitad de la hoja, indican la necesidad de expansión, de movimiento, de mostrarse, etc. Los dibujos pequeños hablan de timidez y retraimiento, sus autores son personas que se conectan más consigo mismas y no muestran abiertamente sus pensamientos o sentimientos.

Tu estilo te identifica

La manera en que se realiza el trazo también tiene su dimensión grafológica. Cuando el garabato está demasiado ennegrecido y excesivamente presionado puede indicar ansiedad elevada, unida a la agresividad y angustia; aunque también puede ser una expresión de estados depresivos circunstanciales producidos por algún hecho puntual.

Cuando el garabato es lento -sin presión ni energía- traduce pasividad, baja atención y concentración. Por lo general, son un indicador de tendencias depresivas. En cambio, si es enérgico y rápido, muestra un carácter vital, emprendedor, luchador, que también puede indicar un poco de precipitación e impaciencia.

El lugar que ocupan en la hoja es fundamental:

En el centro, sugieren necesidad de atención o el intento de la persona de ganarse un espacio personal.

La porción superior de la página es la favorita para aquellos que tienen una autoconfianza adecuada.

La zona derecha, cercana al margen, es utilizada por aquellos que necesitan comunicar urgentemente un mensaje.

Los garabatos a la izquierda simbolizan sentimientos nostálgicos o alguna tendencia depresiva.

Decodificando símbolos

Fijate qué dicen tus dibujos en los márgenes:

Medios de locomoción (barcos, aviones, autos): es siempre un deseo de cambio, una necesidad de huir, de escapar de ciertas restricciones.

Animales domésticos: una personalidad bien adaptada.

Animales pequeños animales: sometimiento a las normas establecidas. Fobias, miedos

Animales pequeños y agresivos: resentimientos que no manifiesta.

Animales grandes y pacíficos: integración social adecuada.

Animales grandes y agresivos: se opone a cualquier tipo de autoridad.

Monstruos: agresión.

Serpientes: angustia y represión instintiva.

Pajaritos en todos sus tamaños y formas: puede esconder alguna tristeza.

Rostros, ojos: rasgo paranoide. Deseo de fascinar. Se sienten observados constantemente.

Cuerpo: como se ve uno a sí mismo o como le gustaría ser. Es la personalidad que uno muestra al mundo aunque no siempre coincide con la real.

Caras con rasgos oscuros, enfatizados: carácter fuerte y dominante.

Cuerpo tipo palitos: disconformidad con la propia manera de ser.

Caricaturas: evasiva, poco transparente, no muestra sus verdaderos sentimientos. Puede ser una gran desconfianza o miedo a ser rechazado. Prefiere no mostrarse, es superficial, frívolo.

Labios: deseo sexual frustrado.

De perfil: introversión.

Flores: búsqueda de romanticismo. Necesidades afectivas. En niños es un estado de alegría, y en adultos es serenidad y reconocimiento de los propios límites.

Árboles y ramas: crecimiento personal, sus ramas rotas o arrancadas evidencian conflictos o traumas. Ramas muertas, sin hojas: existe una pérdida, culpa o vacío. Ramas que suben: es habilidad para alcanzar las oportunidades.

Sol: símbolo de vitalidad y energía, necesidad de calor y afecto, en especial de la figura paterna. Estado de alegría.

Lunas: romance, pasión pero también un carácter inestable. Si es creciente: ansiedad ante algunos hechos.

Lluvia: depresión, especialmente cuando son muchas las gotas.

Nubes: son obstáculos.

Agua y olas: si es tranquila, revela un carácter pacífico. En cambio, si es tormentoso hay preocupación y un estado de agitación interior.

Océanos: los realiza la gente que imaginan mucho pero que no ponen en práctica sus sueños.

Fuego: busqueda de calor y amor, especialmente si se dibujó el fuego en una chimenea. Busca calor de hogar. Persona temperamental y apasionada.

Casas: demuestran cómo se siente con respecto a su ambiente familiar.

Casa grande y puerta amplia: tuvo una infancia feliz. Si la puerta está abierta, denota una buena comunicación con los demás.

Humo en chimenea: calor de hogar.

Muros demasiado suaves, asimétricos y sin ventanas: la persona no se ha sentido cómoda o bien recibida en su medio. Infancia infeliz

Muros simétricos con ventanas: hay un hogar feliz

Llaves: busca escaparse de una situación claustrofóbica.

Escaleras: si la escalera que conduce a una casa es larga, significa que la persona es de carácter cerrado y difícil para comunicarse. Dependen el tamaño del escalón, pues es la distancia que uno pone en las relaciones. También dibujar escaleras puede ser el deseo de llegar a una meta, de sobresalir.

Cajas: Generalmente dibujadas por hombres. Un pensamiento más metódico, reflexión. Dibujadas por mujeres son un símbolo fálico.

Corazón: carácter romántico, comprensivo y esperanza de amor.

Corazón roto: significa alguna frustración o problemas en relaciones amorosas.

Corazón atravesado con flecha: deseo de vivir una pasión.

Globos: persona vulnerable que se maneja con la fantasía.

Paraguas: busca protección contra influencias desagradables del exterior. Si es grande, hay buenas defensas contra las amenazas exteriores, si es pequeño o caído se encuentra sin defensas, de deja influenciar.

Botellas, vasos, copas, jarrones, cajas, son símbolos fálicos femeninos, mientras que palos, paraguas, cigarros, revólveres, lápices, espadas, bastones, manguera, submarinos, flechas son símbolos fálicos masculinos: normalmente los realizan personas preocupadas por el sexo.

Cuchillos, lanzas, flechas, puñales, árboles con la copa en ángulo: agresividad dirigida hacia los demás.

Fuentes: www.rinconpsicologia.com, www.masrrhh.com.ar y analizatuletra.blogspot.com.ar

Galería de imágenes

Comentarios