Jardín y mascotas

Natural o artificial

Cada tipo de césped tiene sus condicionantes, costo de instalación, mantenimiento y además, el esfuerzo que nos demandará que el jardín esté siempre impecable.

La duda surge cuando buscamos las ventajas de cada tipo de jardín. En primera instancia, es oportuno tener en cuenta todo lo referente a la instalación al momento de elegir. El césped natural tiene sus ventajas. La mejor es que no requeire de herramientas complejas no maquinaria, ni mucho menos la realización por parte de un profesional, sin dejar de lado que necesita de un proceso de asentamiento.

Por otro lado, el césped artificial necesita de un trabajo de instalación que lleva apenas entre dos o tres días, según la superficie del lugar, comenzando con la limpieza total del mismo, el rellenado con grava y arena y luego la colocación del césped sobre los nivelados. Finalmente, se levantan las hebras de gramilla artificial, que es los que logra que se parezca tanto al césped natural que todos conocemos. Con respecto al mantenimiento, todos cococemos cuáles son las tareas para mantener el césped natural. Eso no quiere decir que sean sencillas ni mucho menos, pues hay que controlar la altura del césped, abono, la existencia de plagas o enfermedades, y además labores que llevan su tiempo y esfuerzo.

También es cierto que el césped natural tiene otras ventajas por encima del artificial: absorve mejor los ruidos en general, logra que la temperatura ambiental sea más baja y se adapta más fácil a los espacios. En materia económica, la cosa se inclina por el artificial, porque si bien es más costoso instalarlo al principio, luego sus exigencias en materia de abonos y fertilizantes, además de agua, son menores.

Si vivís en una zona calurosa lo artificial se calienta mucho más que lo natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *