martes 6 de diciembre de 2022
TURISMO | 11-12-2012 19:29

Nuevas playas para tus vacaciones

Orense

Rodeado por médanos de espectacular altura, un mar de aguas cálidas -gracias a una corriente proveniente del Brasil- y arroyos que drenan sus aguas al mar, Orense se encuentra a 70 km de Tres Arroyos. Es el destino de los turistas amantes de la naturaleza. También denominado Punta Desnudez, posee un singular trazado en torno a una plaza circular y el nombre de sus calles responde a la vegetación típica del lugar. Entre sus espectaculares atributos naturales se destaca el Médano 40, una enorme duna forestada llamada así por la altura que poseía originalmente. El mismo invita a subirlo y obtener una fantástica vista panorámica de la villa. Otro de sus atractivos es el Arroyo Cristiano Muerto, que sigue un sinuoso camino entre las dunas hasta finalizar en el mar.

Arenas verdes

A 47 kilómetros de la ciudad de Lobería y 15 de Necochea, un paraíso natural impone un paisaje imposible de no admirar. Arenas Verdes es una villa balnearia acariciada por el majestuoso océano atlántico y dueña de un sinnúmero de postales agrestes y bosques que se pueden recorrer en bicicleta. Tranquilidad para disfrutar en familia es lo que sobra, ofreciendo desde campings hasta bungalows, cabañas, hosterías y dormis. Dueña de una serenidad envidiable, este destino también se posiciona como una excelente opción para quienes gusten de los deportes acuáticos: pesca, windsurf, kayak, navegación a vela, skysurf; mientras que los médanos permiten la práctica del sandboard.

Costa del Este

Situada entre Mar del Tuyú y Aguas Verdes, es una joven localidad que experimentó un gran desarrollo en los últimos años. De amplias playas, con numerosos pinos, es el lugar ideal para escapar del ruido. Hermosa y sumamente tranquila, esta zona fue recibiendo el aporte de casas de fin de semana y distinguidos complejos vacacionales. Se la conoce como la playa del millón de pinos. Entre lo que se puede hacer, además de pasear por la playa más agreste de la zona, es lanzarse a las actividades náuticas en Punta del Lago, descubrir el paisaje en apasionantes cabalgas organizadas por el Club Hípico del Bosque, recorrer en cuatriciclos y 4X4 los médanos frente al mar o llegar a la reserva forestal para recorrer el circuito en bicicleta. Hoteles frente al mar, restaurantes de excelencia, clubes deportivos, shows artísticos, y un sensacional parque de diversiones para todas las edades, completan las posibilidades que ofrece este lugar.

Mar de las Pampas

Se autodenomina “Ciudad sin prisa”, buscando ser un remanso de la costa atlántica a 8 kilómetros de Villa Gesell. Bosques umbrosos y solitarias playas de arena fina y dorada la convierten en un lugar de ensueño donde es posible moverse por las calles de tierra y arena a pie, en bicicleta o cuatriciclo. Mar y médano se combinan en una perfecta mixtura de colores, relieves y desafíos, siendo la única localidad que ostenta un parador playero que desde el amanecer hasta bien entrada la noche brinda excelentes servicios a los veraneantes. Los más variados tragos, comidas rápidas, licuados, platos tradicionales en la cena, espectáculos musicales de lujo, son algunas de las ofertas de las que se encarga este parador que es reconocido, además, por el trato cordial y personalizado de sus encargados.

Las Gaviotas

Sobre la Costa Atlántica, punto intermedio entre Mar de las Pampas y Mar Azul, esta pequeña pero encantadora villa balnearia invita a disfrutar de su mágica combinación de mar y médanos a escasa distancia de Villa Gesell. La conservación del ambiente natural es la premisa básica y fundamental de este diminuto paraíso veraniego. Una destacable infraestructura se perfecciona continuamente en la villa brindando los servicios necesarios para que el visitante pueda disfrutar al máximo de las vacaciones olvidando las presiones y la velocidad, en un ambiente sereno.

Playas doradas

A 28 kilómetros de Sierra Grande, Playas Doradas es un rinconcito de la Provincia de Río Negro que vale la pena conocer. Acariciada por corrientes de aguas cálidas, sus playas parecen no llegar nunca a su fin. Seis balnearios, con toques agrestes que le otorgan mayor atractivo a la combinación del dorado de la arena y el azul de las aguas, son el escenario de los típicos juegos playeros que divierten a grandes y chicos. Preparada para recibir a sus visitantes cuenta con una oferta en alojamientos que satisface todas las necesidades: un camping con todos los servicios permite disfrutar al máximo del paisaje; además se ofrecen casas y departamentos que miran al mar para no perderse en ningún momento el espectáculo de las olas sobre la costa. Ideal para los amantes de los deportes, brinda opciones en tierra, aire y agua. Las travesías en 4x4 y el sandboard desafían a los frondosos médanos; el buceo, canotaje, esquí acuático, kite surf, y la pesca se mezclan en la inmensidad del océano; mientras los parapentes colorean el cielo y ofrecen vistas imperdibles como El Cangrejal, la Reserva Natural o la Isla de los Pájaros.

Quequén

Con una ubicación privilegiada que le permite ser acariciada por las aguas del Atlántico, Quequén aparece al lado de Necochea. Solamente separadas por el río Quequén, que a su vez las une a través de varios puentes, conforman un tentador destino turístico que combina urbanidad y naturaleza, todo en un mismo lugar. Un paseo por la ciudad permite ir descubriendo esos tesoros que sorprenden a los turistas y enorgullecen a los lugareños: el Monumento a la Gesta de Malvinas es una de las obras de arte que vale la pena conocer en estas latitudes. Sus 35 metros de altura permiten apreciarlo desde muchos puntos y lo transforman en uno de los más grandes del país. Otro sitio imperdible es el Faro sobre la costa. Guiando a los navegantes desde tiempos remotos, hoy en día sigue cumpliendo su función y también es uno de los sitios indicados para obtener las mejores vistas panorámicas.

Costa Esmeralda

Es el último balneario antes de Pinamar, pero a diferencia de otros balnearios de la provincia no utiliza solo el mar como principal atractivo turístico. Es un lugar de paisajes vírgenes, en donde se destaca la prominencia de sus médanos, en la zona denominada "Zona de Altos Médanos", en la cual también hay grandes bosques de pinos y la posibilidad de realizar paseos en lanchas por distintos lugares como los esteros de Larios, Don Chon, El Ostial, El Rincón, Cola del Diablo, entre otros.

Urdinarrain

Un destino ideal para quienes busquen una localidad colmada de tradiciones y recuerdos de su historia. Urdinarrain aparece en el sur de la Provincia de Entre Ríos mezclándose con el espíritu rural que la rodea y los encantadores paisajes que el litoral sabe regalar en este rincón de la Argentina. Las postales reverdecidas, que dan muestra de la exuberante naturaleza que tapiza estas tierras, invitan a ser transitadas; admiradas; y disfrutadas con todos los sentidos. Uno de los sitios imperdibles para entrar en contacto con la belleza más pura es el Balneario-Camping Arenas Blancas. A 20 kilómetros de la ciudad, y sobre las costas del río Gualeguay se transforma en un paraíso para los días de verano.  Haciendo honor a su nombre, regala una superficie reluciente que se va mezclando lentamente con las aguas tranquilas y la vegetación agreste. Tardes de sol, juegos playeros, días de pesca, caminatas por senderos, cabalgatas, travesías por el río, todas opciones que están a disposición del visitante.

Ñandubaysal

Es la mejor playa del río Uruguay. Un clásico escondido entre vasta y agreste vegetación. Suaves pendientes y limpias arenas blancas, bañadas por los ríos Uruguay y Gualeguaychú, cerca de la ciudad de Gualeguaychú, trazan las agradables playas de Ñandubaysal, insertas en un entorno de naturaleza viva. Una de sus atracciones es la posibilidad de caminar metros y metros agua adentro sin ser sorprendidos por la profundidad,  por lo que lo breve de la playa de Ñandubaysal se justifica en su ancha amplitud y en la posibilidad de internarse en el río alejándose de la costa, rodeándose por la traslúcida superficie acuosa. Ver el río perdiéndose en el horizonte es un espectáculo visto no en demasiadas oportunidades. En este tramo del Uruguay, no hay islas que cubran el maravilloso cuadro, ni ciudades que aparezcan en la lejanía. Solo vegetación esparciendo su sombra en una franja sobre la arena.

Fuente: argentinaturismo.com.ar, turismoentrerios.com

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios