Salud

Pasarla bien y sin sufrir

En vísperas de Navidad impera una cálida agitación en todos los hogares.Llegan las fiestas, los aromas y sonidos navideños. Así entre festejos, celebraciones y Reencuentros con los seres queridos aparecen los peligros que acarrea el uso indebido de la pirotecnia.

Se trata de una diversión milenaria que es utilizada por todos nosotros de forma muy común pero es un elemento que si no se utiliza adecuadamente, puede ser extremadamente peligrosa e inclusive, fatal.

A pesar de intensas campañas en contra, Nochebuena y Fin de Año se siguen celebrando con fuegos artificiales, explosivos u otros artefactos pirotécnicos. Los pacientes que atendemos en las guardias afectados por pirotecnia son en su mayoría varones con una relación de 4 por cada mujer. En el mayor porcentaje de los casos (70%) son menores de 20 años. El grupo de más riesgo de lesiones es de 6 a 12 años. Entre los hospitales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, clínicas y hospitales privados, la cifra de víctimas por daño por pirotecnia está cercano a los 1.000.

Se atienden mayoritariamente lesiones leves de la superficie ocular; erosiones, úlceras y heridas corneales (que se van a los pocos días), quemaduras y heridas de los párpa-
dos (la punta de una bengala quema a 500º, 5 veces más que el agua hirviendo), sangrados y desgarros de iris, catarata traumática, desprendimiento de retina, Hemorragias conjuntivales y sub-conjuntivales, heridas penetrantes con esquirlas de cohetes o cañitas voladoras u otro elemento de pirotecnia, estallido de globo ocular causadas por esquirlas o partículas constituyente del elemento pirotécnico como esquirlas de cartón. De estas lesiones descriptas, prácticamente un tercio deriva en ceguera o déficit visual irreversible.

Mejor prevenir
Si para estas fiestas, a pesar de todo lo expresado, se decide hacer uso de pirotecnia, sugerimos tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

La pirotecnia debe ser legal y de primeras marcas, si bien todo elemento pirotécnico es peligroso, los riesgos aumentan al adquirir productos ilegales y con defectos, que no
pasan por controles de calidad. Los productos de pirotecnia ilegales contienen pólvora blanca, un compuesto muy inestable que explota en cadena y ante la mínima fricción, roce con un golpe o aumento de temperatura, es decir, sin necesidad de encenderlos.
Debe ser manejada por adultos que se aseguren de la legalidad de los mismos (deben estar autorizados por el Renar).
Se deben usar anteojos o gafas protectoras, como se hace en muchas actividades que implican un peligro para los ojos (que como suelen ser laborales, su uso está regulado).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *