Moda y belleza

En la era molecular

Cuando los tejidos envejecen podemos recurrir a la tecnología científica para reemplazar todo aquello que no está funcionando a pleno. Así nace la cosmética molecular.

 

Esta nueva cosmética se basa en la investigación de los procesos metabólicos de la piel dando respuesta a todas aquellas transformaciones que se suceden en su interior y permitiendo desarrollar pépticos biomiméticos (moléculas inteligentes) que son asimiladas fácilmente por el organismo gracias a que imitan la estructura molecular de las células. Los péptidos cumplen varias e importantes funciones dentro del organismo, pero con el paso de los años la eficacia para realizar estas funciones se ralentiza, lo que provoca que, en el caso de la piel, ésta envejezca. En algunos casos, suelen acompañarse de “sistemas de liberación” que garantizan una adecuada penetración, estimulando los procesos metabólicos para el correcto mantenimiento de la piel y asegurando así la eficacia de los productos.

La idea es reponer las moléculas al nivel de la piel joven y activar la maquinaria celular otorgando el mejor resultado y la mayor correción a las alteraciones de la piel adulta. Por ello, se estudian los atributos y componentes de la piel joven y se trata de reponerlos con activos que estimulan su producción.

El objetivo es activar la producción de fibras de sostén, aportando glucosa y fosfato, una molécula que entraga energía a la mitocondria (la organel màs importante en la cosmètica molecular) que se encuentra dentro del firoblasto para que pueda fabricar la proteína de sostén como colágeno y elastina que dan estructura a la piel evitando la flacidez, mediante la cual se produce una red interna de soporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *