Sociedad

¿Tenés que dar una charla?: cómo combatir el pánico escénico

La pregunta es qué podemos hacer para combatir el pánico escénico y no hacer las cosas a medias.

¿Cuántas veces hiciste una presentación y luego te quedaste con la sensación de que podrías haber estado mucho mejor? A veces creemos que somos muy extrovertidos pero de pronto, si nos piden que demos una charla, presentemos un tema ante un auditorio o moderemos un panel, nos ponemos bastante nerviosos. Es normal. No debe preocuparnos. La pregunta es qué podemos hacer para combatir el pánico escénico y no hacer las cosas a medias.

La coach Sabine Appelhagen dio algunos consejos en la exposición «herCareer» y aseguró que un ejercicio simple y potente es el «power posing». ¿En qué consiste? En que uno adopte una postura corporal que abarque la mayor cantidad de espacio posible. Un ejemplo sería alzar los brazos. Esa postura llevará a que baje el cortisol, la hormona del estrés, y a que uno se sienta mucho más despierto y dispuesto. Es un ejercicio que, según Appelhagen, vale la pena hacer justo antes de la presentación.

Otro consejo muy útil es detectar qué frases nos picotean la cabeza y nos carcomen la confianza que podemos generar en nosotros mismos. A veces son frases que llevamos dentro desde la infancia, como «muéstrate perfecto», que llevan a que uno nunca esté conforme consigo. La coach dice que en esos casos vale la pena intentar reformular esos principios, diciendo por ejemplo «estoy dando lo mejor de mí, y creo que es más que suficiente».

Por supuesto, nada sale sin más ni sin ejercitar. Será igual de importante hacer ejercicios de pronunciación, de habla, y practicar frente a una audiencia benévola como la familia o amigos. Puede ser sumamente útil grabar ese ejercicio con una cámara o un móvil para mejorar algunos puntos débiles y llevarlos más trabajados a la presentación.

Fuente: Agencia DPA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *