Salud

¡Sí! a la levadura de cerveza

¡Sí! a la levadura de cerveza

La levadura de cerveza se obtiene gracias a un hongo unicelular llamado Saccharomy Cescerevisiae. Es un producto derivado de la fermentación de cereales como la cebada o el trigo, pero no es la misma levadura que se utiliza para los productos de panadería.

El uso y los beneficios de la levadura de cerveza fueron reconocidos desde la  antigüedad y el interés y su consumo como suplemento nutricional fueron creciendo hasta la actualidad.

Riqueza saludable

La levadura de cerveza aporta múltiples beneficios para la salud. Los principales nutrientes encargados de ello son:

• Vitaminas del complejo B, fundamentales para el buen funcionamiento del sistema nervioso, la metabolización de la energía y la disminución de la fatiga durante el ejercicio.

• Proteínas de alto valor biológico, que aportan todos los aminoácidos esenciales fundamentales para el buen funcionamiento del organismo. Al no ser producidos por el cuerpo, deben adquirirse a través de los alimentos.

• Minerales y Oligoelementos

como Fósforo, Hierro, Potasio, Calcio, Magnesio, Silicio, Cobre, Zinc, Selenio, Cromo, Aluminio, Manganeso, entre otros, indispensables para el funcionamiento del sistema nervioso, el sistema cardiocirculatorio, la salud de los huesos y todas las demás funciones metabólicas de nuestro organismo.

• Lípidos, cumplen importantes

funciones de reserva energética, estructural y reguladora en nuestro cuerpo.

• Esteroles, fundamentales en varias reacciones metabólicas, por lo que es necesario ingerirlos en la dieta.

• Enzimas, que permiten el desarrollo de diversos procesos celulares.

• Fibras, aportan un efecto prebiótico que favorece el desarrollo de la flora bacteriana intestinal. La levadura de cerveza contiene alrededor del 18% de su peso seco en fibra dietética.

El uso y los beneficios de la levadura de cerveza fueron reconocidos desde la antigüedad y su consumo como suplemento nutricional fue creciendo.

• Mejorar la piel: ayuda a reducir algunos tipos de acné, disminuyendo la inflamación y el daño que éste genera, renovando el estado general de la misma.
• Reducir el colesterol: interfiere positivamente en los niveles de colesterol en sangre, disminuye el LDL (colesterol malo) y aumenta el HDL (colesterol bueno). Esto es importante para minimizar el riesgo de padecer afecciones cardiacas y mejorar la salud circulatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *