Familia

Método SMART para preparar exámenes

Son muchas las familias que en casa o de vacaciones están conviviendo con un adolescente que prepara una materia o un joven que arranca la facultad rindiendo pendientes. Estudiar en verano no es tarea fácil y mucho menos si la materia no genera interés. Para aquellos adultos que se encuentran en proceso de acompañar el crecimiento de los chicos, sea por padres y madres o bien por docentes, es importante ser claros y precisos al momento de comunicar metas y objetivos.

“La motivación es un factor fundamental en el aprendizaje. Cuando los estudiantes se sienten atraídos e involucrados, es mucho más fácil y natural el desarrollo de nuevas habilidades, e incluso el interés por contenidos que antes no resultaban atractivos. Por
eso, en el marco de estrategias como las que plantea el método SMART, es importante estar atento a los intereses y progresos de los alumnos para mantener su motivación”, explica Hugo Martínez, profesor y director pedagógico de Colegium.

Para facilitar el acompañamiento ante determinados propósitos, como la preparación de materias en el verano, el método SMART permite construir fácilmente una estructura y un camino para cumplir cada una de las metas propuestas.

Llegado del mundo del marketing y el coaching emocional, el concepto de “objetivos SMART” hace referencia a un acrónimo en inglés armado con palabras en ese idioma con cuyas iniciales se forma el nombre, que es muy utilizado por diversas industrias debido a su gran eficiencia y objetividad, además resulta ser un recurso muy práctico y que ciertamente puede ser una salvación para los que estudian que, además de enfrentarse a la posibilidad de fracaso en su examen, tienen que encerrarse a trabajar mientras el resto de su universo disfruta de la libertad del verano y las vacaciones.

Este método es una verdadera herramienta para las empresas porque muchas veces la definición de los objetivos puede ser el proceso más difícil de lograr al querer comenzar un proyecto o una nueva estrategia. Seguramente, todos, en más de una ocasión, nos hemos visto con la mente en blanco durante este momento.

Por esta razón, fijar un objetivo con reglas establecidas puede ser el primer paso a un mejor rendimiento en la preparación de los exámenes y un éxito más asegurada en la mesa examinadora.

El secreto de este método es empezar programando al cerebro para que se ponga a trabajar en el objetivo planteado, en este caso, el examen. Varios estudios demuestran que el porcentaje de éxito aumenta significativamente cuando se procede de esta manera.

El cerebro humano procesa alrededor de 60.000 pensamiento diarios. Por eso, definir bien los objetivos y hasta ponerlos ponerlos por escrito, ayuda a la mente a que, de todos esos pensamientos, se concentre en aquellos que ayudan a conseguirlos. Es lo que llamamos poner foco en el asunto.

Tanto en niños como en adultos el hecho de verse sobrepasados y con sensación de no cumplir nunca los objetivos, afecta negativamente a la autoestima. Marcar objetivos SMART puede ayudarlos a organizarse y a centrarse en lo que necesitan conseguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *