Familia

Chicos muy expuestos

Un estudio global realizado por AVG, entre 3.558 personas Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania y Brasil encontró que 43% de los padres teme que los
dispositivos móviles de sus hijos los estimulen a compartir información y fotografías personales en línea. Con el auge de los relojes inteligentes para niños y de los monitores de ejercicios, los investigadores sostienen que la actitud parental que no saben qué hacer respecto a la cultura centrada en los dispositivos y la gran cantidad de información nueva y personal generada por los niños.
La investigación encontró que existe una creciente preocupación acerca de con cuánta seguridad son resguardados estos datos por los dispositivos y las implicaciones que esto puede tener en la privacidad y seguridad de los niños.
El 44% de los consultados considera que estos dispositivos pueden llevar a que los datos de sus niños sean robados. Adicionalmente, el 35% cree que poseer estos
dispositivos incrementaría la presión hacia sus hijos para que compartan sus datos en las redes sociales, lo que derivaría en poner su propia privacidad en línea en riesgo.

Mientras el 70% dijo que los datos generados desde estos dispositivos pueden darle a los padres información valiosa en caso de que tengan alguna preocupación respecto a su hijo, como su paradero, también hay una inquietud sobre el efecto negativo que puede tener en el ejercicio de la paternidad/maternidad. El 42% indicó que el uso de estos dispositivos fue una mala idea pues puede traducirse en que los padres confíen ciegamente en los datos y confíen menos en su intuición parental.
“Estos dispositivos pueden ayudarnos a monitorear y organizar nuestros
días y actividades, pero debemos estar al tanto de las implicaciones de que nuestros niños los usen. Esencialmente llevan consigo nuestras identidades digitales y, sin darnos cuenta, podemos estar compartiendo nuestros datos personales. Al descargar en nuestro dispositivo una app para correr, por ejemplo, muchas de ellas están
asociadas inmediatamente a sitios de redes sociales que comparten automáticamente detalles de nuestra ubicación exacta. Si los padres van a permitir a sus chicos usar
estos dispositivos, se deben asegurar de que no solo hayan sido blindados contra amenazas digitales sino de que su hijo sepa cómo mantener sus datos personales a salvo y en privado y de que le digan a sus padres si experimentan algo en línea que no sea correcto”, afirmó Jas Dhaliwal, experto de AVG.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *