Ideas útiles

Restá estrés en tu trabajo

La gimnasia laboral invita a generar movimiento en el lugar de trabajo con el objetivo de mejorar el estado físico y mental de los empleados, generando ambientes de
trabajo más saludables y lúdicos a fin de evitar las dificultades que provoca el sedentarismo. Y hoy en día, crece el hábito de muchas empresas de incorporarlo para sus empleados.

Hace ya varios años que varias compañías vienen implementando las pausas activas, o gimnasia laboral compensatoria, en la oficina. Consisten en una rutina corta de ejercicios específicos y simples que se realizan en el mismo lugar de trabajo. Estas
tareas tienen una duración de 15 0 20 minutos y no requieren de un gran esfuerzo físico. Son básicos y funcionales, e incorporan los grupos musculares, ejercicios de movilidad articular, estiramiento y de relajación.

“Con salud tu proyecto será un éxito”, es el lema que, por ejemplo, utiliza Office Gym a la hora de construir los programas de bienestar. “En una sociedad que nos empuja al sedentarismo y al estrés lo mejor es estar en movimiento para llevar una vida más
saludable”, dice su fundadora, Ulla Hoffman.

La oficina es el lugar donde pasamos la mayor parte de nuestro día. El ámbito laboral moderno nos lleva a pasar largos períodos de tiempo sentados frente a la PC, sin realizar movimientos de ningún tipo. Incluso a veces no nos levantamos por horas de la silla. Nuestro cuerpo no está diseñado para estas exigencias y los dolores no tardan en aparecer producto de llevar una vida sedentaria y estar mucho tiempo en quietud.

Frente a esta situación, ya está instalada la Gimnasia Laboral, una herramienta que parte de un programa ergonómico de Bienestar Corporativo. “Office Gym se especializa en implementar Programas Activos de Movimiento específicamente desarrollados para los trabajadores de cada sector de la empresa.

Ejercicios

•Movimientos circulares de cadera
•Ejercicios de estiramientos: elevar hombros hasta los 90° y con el otro brazo ejercer leve presión en codos.
•Girar la cabeza hacia el lado derecho hasta que el mentón quede casi en la misma dirección que el hombro.                                                                                                  •Inclinar la cabeza hacia atrás y quedar en posición por cinco minutos.                        •Encoger los hombros hacia las orejas y sostenerlo por 10 segundos.                      •Realizar movimientos circulares de tobillo hacia ambos lados con cada pie
•Estirar los brazos hacia al frente, juntar las palmas de las manos y hacer
movimientos hacia abajo y arriba                                                                            •Inclinar la cabeza hacia el hombro derecho, encoger hombros hacia
las orejas y moverlos hacia atrás en círculos y estirar el brazo derecho
hacia el frente (palma hacia arriba).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *