Cocina

Crudipaella

Ingredientes (4 personas)
½ cucharadita de cúrcuma en polvo
2 cucharadas de jugo de limón
120 ml de aceite de oliva virgen extra
60 ml de tamari
2 cucharaditas de miel cruda
2 cucharadas de cebolla en dados
3 ajos machacados
1 cucharadita de páprika dulce cayena
250 g de tempeh en dados
1 pimiento amarillo pequeño
1 pimiento rojo pequeño

Para el arroz
½ coliflor grande
90 g de piñones (previamente remojados durante 6
horas)
70 g de guisantes frescos
6 tomates deshidratados (previamente remojados 1
hora)
Manojo de perejil trinchado
1 cucharada de estragón (opcional)
3 cucharadas de alga nori o de alga dulse en copos
Utensilios necesarios
Espátula, cuchillo, tabla de cortar, procesador de
alimentos o rallador, dos bols y una paellera

Preparación
45 minutos de preparación.
2 días en la nevera en un recipiente hermético
Remoja la cúrcuma con el jugo de limón y dos
cucharaditas de agua unos 30 minutos.
Mientras, prepará una salsa para marinar mezclando en un bol el aceite de oliva, el tamari, la miel, la cebolla, los ajos, la páprika, una pizca de cayena y la cúrcuma remojada (cuando haya transcurrido el tiempo de remojo).
Seguidamente, disponé el tempeh y los pimientos cortados en un bol y dejalo marinar todo con la preparación durante 30 minutos.
Elaboración del arroz: picá la coliflor en un procesador de alimentos; con muy poquito
tiempo bastará. Es importante no pasarnos en la trituración para que no se convierta en una pasta.
Seguidamente, escurrí los piñones, trocealos con un cuchillo y mezclalos con el arroz de coliflor obtenido.
Para terminar, en una paellera, mezclá bien el arroz con la salsa marinada y el resto de los ingredientes.
Probalo y agregale tamari o jugo de limón, si es necesario.
Consejo
Para obtener una consistencia parecida al arroz a partir de la coliflor, también se puede utilizar un rallador en vez de un procesador de alimentos.
Esta versión cruda 100 % basada en verduras sustituye el arroz por coliflor. Una versión más vital que nos mantendrá despiertos y alejados de la típica
sensación de sueño que acompaña a este clásico plato español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *